Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2006.

SALUDA

SALUDA

 

         Un relato breve o un poema caben en el espacio de una cartulina, una tarjeta postal o un saluda, un “Saluda” de preferencia.
         Un saluda de 10 x 20 cm. aproximadamente es el mejor marcador de libros posible. Además de  su papel de anunciador de un sarao, la presentación de un libro, la conferencia de un crack de la economía o las finanzas,  la inauguración rumbosa de una bodega o una tienda de diseño, ofrece  toda una superficie en blanco.
         Asocia a la consistencia de la cartulina y al tacto del papel satinado la naturaleza y el tamaño del señalador de páginas perfecto para un libro, pero es también  el soporte ideal para el primer borrador o el embrión de un relato corto, o ¿por qué no?, un poema.
         Basta para ello con  que los discursos o las presentaciones inviten a escribir en lugar de escuchar, antes de que los camareros den paso a las bandejas de canapés o las copas de vino.
         Después de todo el discurso laudatorio del orador de turno no va a mejorar la calidad final del producto. 
         “El editor de las Editorial XXX le invita a la presentación del libro…”
         No queda más que darle la vuelta y escribir…
                   En vertical, un poema.

                   En horizontal, un relato.

Mariano Ibeas

DEBERES Y ASIGNATURAS PENDIENTES VII

 Tengo que aprender del SOL

A Candi


                    “esta luz que suscribo”
                            Roberto Sosa

 

         Tengo que aprender del sol
         que vivifica
         y de las sombras apacibles
         que invitan al reposo
         y al silencio de la siesta;

 

         esta luz que me hiere
         que guardo
         entre los parpados entornados
         me llega del invierno,
         de la llama dulce,
         de la ondulación del fuego,
         de los troncos de encina
         a la mansa luz estremecida

                                     en  la candela…

Mariano Ibeas

 

02/03/2006 18:46 MARIANO IBEAS #. DEBERES Y ASIGNATURAS PENDIENTES No hay comentarios. Comentar.

DEBERES Y ASIGNATURAS PENDIENTES VIII

 

 Tengo que aprender del FUEGO

A Candi 

         tengo que aprender del fuego
         que dora suavemente,
         rozándolos apenas
         los árboles caducos,
         que rompe la dureza
         del cráneo
y de la piedra
         que se va despacio
         alimentando sombras
         como un dios muerto
         pagando en las cenizas
                            su contribución de polvo
         a cambio de la luz
                            y del calor
         generoso que me brinda…

 

Tengo que aprender del silencio

 

         no hay ya lugar:
         mi escuela de mansedumbre
         se rebela y grita;
         grita al unísono
                   con el animal
         que ventea el rastro de la muerte,
         con el grito del amor

                   consumado...

Ya no hay lugar, ni tiempo, ni futuro

sólo el presente doloroso, estremecido...

Mariano Ibeas

que se deja algunos deberes para más tarde y algunas asignaturas para septiembre.

        

 

03/03/2006 13:42 MARIANO IBEAS #. sin tema Hay 1 comentario.

COMO UNA RESPIRACIÓN EN EL TIEMPO

Citando a:
                   “porque en la noche del sentido germina la aurora de la palabra. La palabra que da vida por la luz”

 

         María Zambrano  De la Aurora

 

        
__ ¿Y por qué has puesto una coma al hablar del guepardo?
__ “¿rápido y voraz?”
__ Sí
__ “Porque ambos estamos sentados y nos miramos uno a otro, y porque ahora, esa coma forma parte de mi sabiduría”
__ Como una respiración en el tiempo.

 

         Luis Carlos Patraquim (poeta mozambiqueño)

 

 

Como una respiración en el tiempo

 

Como una respiración en el tiempo:
coma, punto y coma
y no me canso de alentar:
entiendo
hay que pensar las palabras
y hay que sentir los silencios;
por eso me paro
a pensar tras cada coma
coma, coma, carcoma
la que me roe el tiempo;
cada vez que las enciendo
las palabras
me estallan en las manos
y vuelan lejos…
a veces se van solas
en los brazos del viento
se van como palomas
rompiendo los deseos
libres ya de los sueños
que las habitan desde dentro
y sólo al final,
tras una coma, las recupero,
 y a veces,
sin punto de reposo
escribo y respiro
al mismo tiempo en cada verso:
__ en los latidos del corazón  __
se cuentan los misterios,
y solo vivo, tras una coma,
                   el ir y venir del péndulo.

 

 

 

Mariano Ibeas

CERO

            Las imágenes son el camino; ayudan a recorrer la distancia, contemplan el fondo del estanque y permiten un salto en el vacío, de la mano de la lluvia tras los cristales y con el fondo sonoro de una grabación de “El cant dels ocells” de Pau Casals.
 

 

“Cero”
                                               1
                                   llueve en la calle
                                   como si nunca hubiese llovido
                                   mientras suena
                                   muy quedo un piano
                                   y de fondo
                                   Pau Casals

 

 

                                   2

 

                                   llueve y llueve
                                   llueve en la calle
                                   aquí, tras las cortinas
                                   cortinas de cristal,
                                   tras el cristal
                                   cortinas de agua
                                   el cielo se derrama
                                   (tras el cristal)
                                   llueve y golpetean
                                   lejos las notas del piano,
                                   bajan las sombras,
                                   la tierra asciende en mares
                                   al encuentro de las nubes
                                   soledades de cristal.

 

                                   3

 

                                   llueve y llueve
                                   se rompen suavemente
                                   las sombras
                                   en la piel de los geranios,
                                   el ánimo suspende
                                   y se serena __cual Salinas__
                                   y aletea
                                   en las notas, muy al fondo
                                   en “el canto de los pájaros”
                                   el alma del maestro
                                   … Pau Casals

 

Mariano IBEAS

MUJER

 Uno.        MUJER          

(en homenaje a ti, mujer)

 

                   ¿Dónde está el secreto?
        
                            mujer , ¿dónde está tu secreto?
                       __   en lo esencial
el secreto está en las formas
en la nada.
__ la negación de la nada
                   es el todo
la negación de las sombras    
es la LUZ
                        la negación del espacio
                                               el vacío
                        la negación del silencio
                                               la música
                        la negación del tiempo
                                               el MAR
                        la negación de mí mismo
                                               el AMOR
                        la negación de la vida
                                               la muerte
                        la negación de la suerte
                                               el azar…
                           

 

nada es nada
                         la humanidad entera
                         barrida por el polvo
                         y la ruina de la historia
                            

 

es un punto fugaz
                            en la memoria del tiempo
                            un suspiro
                            un respiro
                            (entre dos alientos
creativos)
un sueño
sin dueño conocido

                   y nada más.

Mariano Ibeas

08/03/2006 12:14 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

DOS

                             

               

Mujer, dime...

mujer, dime,
¿cuál es tu secreto?
dime, ¿cuál es tu secreto, di?
¿dónde reposa el eco?
¿dónde reside la voz?
¿de dónde surge el fuego?
¿quién encendió la luz
y dispersó los vientos?
¿cuándo iniciaron su curso
el sol y las estrellas?
¿quién convoca a la luna
cada noche?
¿quién le da su fuerza al mar
y firmeza a las orillas?
¿son los dioses, dime?
¡no son los dioses!, ¿verdad?
están sordos
no me oyen,
pregunto
y  tampoco me responden
me remiten al origen
al principio y al fondo
a la piedra primigenia
a la luz de la caverna
al centro originario
de donde surgen las preguntas
al tiempo que enseñoreó la nada

silencian  las respuestas
y solo me devuelven
         el eco de mi voz;

me remiten a las sombras,
me arrojan a la arena
         de las playas
y al polvo del camino,
me ciegan con el sol
me ahogan en las olas
         y no tengo respuesta
no son los dioses, ¿verdad?
         están ciegos,
         no me ven,
         son para mí
un nuevo Polifemo
… y vago noche y día
lanzando mis preguntas
cual piedras al estanque
y no hay respuesta
¿no hay respuesta?

¿cual es el secreto, di?

Mariano Ibeas

      

09/03/2006 19:40 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

TRES

Paréntesis I

 

                   _ ¿me buscarás alguna vez?
                   _¿dónde?
                   ¡dónde vertical te escondes?
                   _¿Quiénes duermen a tu lado
                   la piel contra la piel? Sentirás
                   el roce hosco de unos dedos
                   luego el choque
                   y la caída
                   y luego retornan en silencio
                   los chopos a la orilla.
                   Tuerce el río en la umbría
                   el barboteo de palabras.
                   _ ¿Dónde te escondes?
                   _ ¡Búscame!.
                   _ en los estantes ciegos de la noche
en los surcos del verso
en la llama tenue
de la hoguera:
a mi izquierda Juana (de Ibarbouru),
a mi derecha una tribu
de ilustres,
Al-Mutamid, Ibn Abbad
Ibn Quzman; Mosher Ibn Ezra,
tal vez  a su lado Ibn Zayddun
… a su lado tal vez

         encontrarás mi tumba.

Mariano Ibeas

10/03/2006 13:55 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

TRES (PARÉNTESIS II)

Paréntesis   II

                      

Buscadme entre los libros,
ahí está mi vida
temblando en las caricias
de dedos silenciosos ;
mi vida está en las huellas
de todos los caminos
que tejen en mis versos
los pasos de mi vida.
Aquí estoy
vivo en mis versos
al claro de las noches
las sombras de los días…
Explorad conmigo
en la isla del desván
los sueños más antiguos
en viejos pergaminos :
            « dado en Aoiz, a tantos de
            tantos
            de mil ochocientos tantos… »
Recitad conmigo :
            «  Una tarde parda y fría
            de invierno… »
siguiendo en el cristal
las gotas con el dedo,
y luego, rectamente
labarando la besana
en el páramo yermo
y sembrando luego en el
barbecho
el pan de cada día…
Delinead conmigo
bajo  los surcos del saber
antiguo
una frágil estela de grafito
recordando el sabor espeso
y amargo del café
ahogado en nicotina…
Gozadme en la alegría
de los amores nuevos
y en rosas encendidas
sepultas en papel, efímeras,
en páginas borrosas
cerradas al dolor,
abiertas  al abrazo del sol
y a la pasión de un día…
Convocad en la pizarra,
en círculos de tiza,
a todos los espectros
y, a renglón seguido,
en turno abecedario,
seguidme a las orillas:
_ entre Juana de Ibarbourou
y Al Mutamid Ibn Abbad_
en medio está el océano
abierto
a nuevas singladuras.
Llenad este vacío.
                        Estoy en vuestras manos,

                        lector, amigo.

Mariano Ibeas
13/03/2006 13:14 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

CUATRO

Poeta ciego
“El poeta no tiene más argumentos que sus sueños”
                                   León Felipe
El poeta está ciego
y desarmado,
no tiene voz
_ ni voz ni voto
en el desconcierto de las plazas_
no supo distinguir
entre las voces y los ecos,
el poeta se quedó sin voz,
solo en lo oscuro
se mueve, como en sueños,
se ha quedado a vivir
entre las sombras;
sólo quiere dormir
para poder soñar;
para poder vivir
el poeta eligió el silencio:
recogió todas sus palabras
extendidas en el suelo
y las enterró en un libro.
De todas las palabras
que llenan los espacios
escogió los ecos,
de todas las luces
separó las sombras…
En la ruleta de la vida
la rueda se quedó parada
en un punto negro
y le tocó el silencio:
ahora sin voz, el poeta
no tiene más argumentos

que sus sueños.

Mariano Ibeas 

                                  
14/03/2006 12:04 MARIANO IBEAS #. DEBERES Y ASIGNATURAS PENDIENTES No hay comentarios. Comentar.

CINCO

                     “Nacimiento”       I              

                           

                                  Creación … o recreación
                                   Creación:
de la materia de los sueños
haremos un velo que nos cubra
a los dos,
haremos un cielo
con un velo azul
y el agua con las sombras
del lado del mar…
haremos el aire
suave de la tarde
y el frescor de la mañana
con la luz del amanecer
al trasluz de la niebla,
botaremos una barca sin remos
con un gobernalle
y una vela al viento
dejaremos la tierra
con sus dos orillas,
y las arenas infinitas
arrojadas al aire
serán las estrellas,
haremos el fuego
con polvo de piedra,
convocaremos
a todas las aves

                        … (sin concluir)

                        .... ( tiempo más tarde, sin concluir todavía)

Mariano Ibeas

15/03/2006 12:21 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

CINCO BIS

            NACIMIENTO II

      

                             “Cosmos”
cosmos
somos cosmos
polvo, piedra, lluvia, sol
somos cosmos
y vivimos al límite
de una estrella.
somos polvo
un momento, un destello
un instante
un silencio
en el inmenso concierto
del tiempo y las estrellas
polvo, humo, agua, barro,
somos barro
      barro y agua
                             quebradizo
      barro y humo y agua
                             cuarteado
somos barro al sol
                             recocido
en millones de soles
      millones de veces
en la historia de la nada
cosmos somos
      agua
      aire
      tierra

            fuego  … y luego, nada.

Mariano Ibeas

16/03/2006 11:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

SEIS

SEIS   Bajo el signo de aire:
                        1.-      Aire, Sombra, Ángel”

Alado

vino el ángel a mi lado
al otro lado de la luz
al lado de las sombras
látigo del viento
y encendido a veces
ondulado suavemente otras
a la luz de atardecer
besó mis labios
cerró mis ojos
selló mis párpados
            y ya no está…
envió luego el viento de la tarde
a desenredar mis cabellos
            vistió su armadura de luz
cabalgó luego desbocado
            y sentí su espada:
un golpe seco, hendido
un rayo de dolor en mi costado
            y se alejó de nuevo…
en el hontanar del sueño
quedó el hueco de sus pasos,
en mi frente una caricia
            y en mi mano
la forma del pomo de su espada
            _________
el ojo en sombras
se abrió a la luz
__la ventana al fondo amanecía__
y un resplandor de sábanas revueltas
dibuja las últimas colinas
los íntimos valles
el abismo en sombras
__bosque, lluvia, hierba y limo__
se agolpa en las orillas
y lucha con las ondas
suavemente…
la arena infinita de las rocas
excava paciente la caverna
cámara, vaso, útero primordial
abismo de ternura
pozo sin fin de los deseos,
prisión oscura…
            _________
el ojo vago
volvió a la luz
horizontal del día
al lado del ángel de los sueños
volvió a soñar
la sábana revuelta y las colinas.

Mariano Ibeas

17/03/2006 23:23 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

SIETE

SIETE 


“Bajo el signo del aire” 2           


Sólo  sombra, Ángel


sólo sombra,
ni cuerpo ni presencia
sólo ausencia
ágil y danzante
sombra alada
en la pared de la caverna
sombra eterna
al pábilo tenue de la luz
de amanecer,
teatro de sombras
en la pared
            lavada de la infancia
estancia vacía
y la sombra asombrada
por la luz
desangelada
danzando al ritmo
del candil del día:
el ojo vago y lento
al despertar
alarga el sueño en la pared
inasible el aire
golpea la luz en el cristal
baile de sombras,

que siga el baile, ¡que siga!

Mariano Ibeas

20/03/2006 12:11 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

OCHO

OCHO

 Bajo el signo de fuego I

El ángel ciego


 Tan sólo por volar
el  ángel ciego
formuló un deseo: ver amanecer
un cielo limpio y terso
hasta el horizonte en llamas.
Y sintió el vacío bajo sus pies
y la angustia de la tierra,
a no se sabe qué distancia,
en caída a pico,
mas no cesó en su empeño:
aprestó el oído_
abajo el mar
y las rompientes en las rocas
y luego el grito
de gaviotas asustadas_
y sintió el vacío
como negra nube a sus  pies,
luego un torbellino
de ráfagas de viento desatadas
y un olor fuerte y acre,
sofocante,
de plumas chamuscadas.
Se arrastró como pudo
en la arena de la playa
en un rastro de tortugas

                                   tras la puesta.


 Lo encontraron al amanecer
del siguiente día
cubierto de algas
y de escarcha,
sucias las plumas remeras,
requemadas,
y apenas un rastro de espuma
en los labios…
Alguien intentó saber quién era:
dedos sin huellas,
rostro sin ojos,
no calzaban sandalias
sus pies desnudos,
tan sólo el cinturón apenas
sujetando el jubón de escamas
y jirones de seda
en la desnudez del alba.
A la salida del sol
un viento suave
barrió las últimas plumas
de la orilla
escamando la sal
en gotas desprendidas;
y luego las olas
borraron suavemente
una tras otra,

las huellas de sus plantas

                          encendidas.    

Mariano Ibeas        

21/03/2006 13:34 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

NUEVE

NUEVE
Bajo el signo de fuego 2


 
El profeta
           
                        Tronaba la voz,
                        la voz hueca del profeta
                        mensajero de los dioses:
                        traía la luz
                        y el fuego…
                        Recaló en el desierto
                        y su voz
                        quebrantaba las peñas
                        y devoraba las zarzas
                        y cambiaba las piedras
                        por rosas de sal
                        y el sol por sombras
                        en pleno día,
            en la frescura de la tarde
            el agua es polvo de oro
            y el viento
            tormentas de arena
            navegando entre las dunas
            Un día cambió su voz
            por el silencio…
            se fue despacio
            a la caída de la tarde,
            recogió algunos matojos,
            una piedra,
            y al abrigo de su mano
se encendió el fuego:
oscilante brilla aún
de día
y de noche es un signo
interrogante en el vacío
de las sombras.
Desde entonces, ya no hay duda
hay luz y sombras
y fuego al despertar del sueño
y luego entre los leños
un vuelo de cenizas
de pavesas al viento:
se fue el profeta,
y se llevó la voz

y nos dejó el silencio.

Mariano Ibeas

22/03/2006 12:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DIEZ

DIEZ
  “Sueño”
Mi mano, tu mano…

 
                        Este poema son dos poemas, o muchos poemas; basta con cambiar los posesivos, o alargar las metáforas. Este poema es un ejemplo del funcionamiento de la máquina de componer poemas, pero a veces necesita una puesta a punto, un mantenimiento o unos buenos arreglos.
                        En el hueco de mi mano,
                        en la curva de tu seno
                        mi frente compartida
                        en el hueco de tu almohada
                        tus labios
                        en el hueco de mis labios
                        tu lengua
                        prisionera en la caverna
                        tus ojos
                        en el fondo de mis ojos
                        mi cuerpo tras tu cuerpo
                        tus manos enlazadas
                        en el hueco de tu sexo
                        en el hueco de mi sexo
                        tu cuerpo denso
                        espeso monte, monte espeso
                        húmedo
                        y cálido
                        y tierno…
                        En tu cuerpo, mi abismo,
                        me abismo
                        sin fondo y sin deseos,

                       

                        y son  deseos de perderme
                        en el fondo
      rocoso
      tembloroso y lento

                 

      Mi cuerpo tenso,
     me llamo vacío
                  tembloroso y dentro
me tienes a tu merced
a voluntad
mi corazón de barro
entre tus dedos
savia nueva, sangre nueva,
cera, pasta de pan, manteca
en horno nuevo,
                     como un embrión
                                       de nuevo.

                                        

 Mariano Ibeas

23/03/2006 11:57 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ONCE

ONCE

       Bajo el signo de tierra  I

                                              

                        Páramo yerto


 La nieve febril de los cerezos
febrero cela
un ascua inflamada
enciende atardecer
en las colinas
_viejas arcillas viejas
en tierras de Teruel_
afila el cierzo
su peine de cuchillas
rizando de cenizas las encinas
vuelo augural de pájaros cenizos
y sal en la piel
surcos de sudor al frente
y detrás
la tierra estéril,
ahíta de sequías,
no duele sin más el golpe seco
del azadón en los terrones
hay miles y miles
de causas y razones
para maldecir la tierra
que lleva la muerte cereal
en las entrañas
y entierra,
vida tras vida,
como suplicio de Tántalo
interminable,
en el páramo eterno
                  páramo yermo

                             páramo yerto

Mariano Ibeas
24/03/2006 12:54 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DOCE

DOCE

“Tierra”   Mira mis manos

                  Mira mis manos
vacías;
mira las cuencas de mis ojos
vacías;
mira las nubes en el cielo;
no llueve
            desde hace mucho tiempo
la tierra reseca
rezuma de sol al mediodía
nada en sombras
sólo el alacrán entierra
bajo las piedras calcinadas
su impávido aguijón

_ la muerte acecha_


 mira mis huesos
de cal y sol de piedras asombradas;
tierra a la tierra,
sólo el ojo cenital
sin párpados,
            alerta,
                       vigía
silencio mineral
cautivo intento por vivir
ahogado en el vacío
en algún lugar
tenso el aire
un estallido
                       …/…

paso la página,


despierto
desierto
un estridente concierto de  chicharras
sierra las  ontinas:
era un sueño
el sueño de la tierra
que se soñó desierto
y que no quiere despertar…

           

                                lo entiendo. 

 
           

Mariano Ibeas

27/03/2006 18:24 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

TRECE

                                     TRECE

                                     “Cueva”      

                          “Un ojo, una mirada…

“Polifemo”
el ojo es una isla
en medio de la frente
una suerte de boca
abierta al infinito
un sexo horizontal
apenas ofrecido
al asombro de la luz
un ara en la colina
en busca de la ofrenda
­­­­
                                               el ojo es una sima
                                               sin fondo y sin entrañas
una puerta de entrada
al misterio de la cueva
las sombras infinitas
el jardín perfumado
de las últimas lluvias
al correr de las cortinas
cegado por el sol
el ojo es una estrella
                                               inscrita en el azul
temblando en el pozo
de todos los deseos…
                                   el ojo es una llaga
                                               colmada en el vacío
                                               supurando sombras
                                               y aguas estancadas
                                               el ojo es una fuente,

                        fuente y manantial,

                        alfaguara,

                                               río lanzado
                                               sin rumbo hacia el vacío
                                               palor indefinido
                                               amanecer de añil
el ojo es una herida
poblada de infinitos
universal incendio
y fuego sin cenizas
un bosque sin salida
un laberinto espeso
la huella a cielo abierto
del paso de Luzbel
el ojo es lo que queda,
la huella de los pasos
en la arena de la playa
que llenan de conchas
los últimos naufragios
el ojo es la batalla
feroz y en campo abierto…
                       etc. etc.

Mariano Ibeas

28/03/2006 08:34 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

CATORCE

                                   CATORCE
                                   La sombra

(Homenaje al cine… hace  ya más de un siglo)


                                    La sombra
                                   que me nombra
                                   que danza a mi alrededor
                                   y me fija  a la tierra
                                   es un rayo de luz
                                               congelado de la noche,
                                   el despertar de un sueño,
                                   un sueño azul, eterno,
destilación de sombras.
Estalla de nuevo en el cemento
el baile de Arlequín:
Picasso  redivivo
vuelve en sombras, aturdido;
un tridente de pinceles en la mano
acosa en el vacío el lienzo
“mujer de saltimbanqui”
“extraña familia”
humana y animal al tiempo;
al soplo de la brisa
 Salomé se desmelena…
Y el círculo de sombras
frenético y cambiante
dibuja sueños excitados;
manchas de humedad en la pared
sueños húmedos,
sábanas de sangre, de lluvia,
de rocío, flujo seminal
volcánico y cautivo,
congelado en vida
sudor y sangre por la herida abierta
a todos los vientos
y los sentimientos,
la imaginación, el gesto en la palabra
y un leve viento
                       que levanta polvo de la historia
entre las ruinas
y un temblor de gritos y de llantos
vuelven las sombras
                       por las esquinas
y al final la luz

                       que mata el sueño.

                                 Mariano Ibeas           
                       
29/03/2006 11:44 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

QUINCE

                                 QUINCE.                    
“Mar”
                 CONTRAMAR
                             “El mar, y nada más…
                                   … ¿quién podría vivir en la tierra,
                                                     si no fuera por el mar?
                              (Luis Cernuda: El joven marino)
                                
                             “este mar lleva dentro mucha música,
                               mucho amor, mucha muerte,  
y también mucha vida”       
                             (José Hierro: Cuaderno de Nueva York)

Más allá del mar
está la muerte
del tiempo
y su correr de olas y suspiros
que se hunden en la nada.
Más allá del silencio
está el abismo del no ser
sintiendo
el amargo sabor de las arenas.
Más allá del amor
que llevo dentro,
se ocultó el poeta
tejiendo y destejiendo versos
en una puesta de sol.
Más allá de la música
que me llama
hay un islote de palabras
y sirenas
y yo en medio
náufrago de derrotas
y de sueños
a los que me arrastró el viento.


           
Mariano Ibeas

                 

30/03/2006 10:10 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

DIECISÉIS

DIECISÉIS
 “Isla”
En la fría losa,
piedra primordial,
oscura roca,
el círculo primigenio
de tu cuerpo
dibuja el elipse
elemental del huevo,
la curva que sustenta
el firmamento
la aguja que dirige
el rumbo de los astros
y el brillo de la luna
siempre fiel _ a la cita_
gira en su centro
fecunda fuente
en tu frente la luz de las estrellas
trazó
el círculo mágico de tiza
en fuerte trazo
eternizado instante
del orto hasta el ocaso
quedó rodando
como eterno firmamento
el curso de las aguas
y no las separaron
ni el dedo de dios
ni su voz de artesano en el vacío;
se quebró el viento
doblando sin parar
(en las esquinas)
en torbellino ciego
y se congelaron las estrellas
antes de estallar en polvo
                        de hielos desbocados
y colocaron la primera piedra,
la del escándalo en un punto
equidistante
que terminó siendo
el gozne de la puerta
la clave  del arco
            en el edificio de tu cuerpo
el punto inicial
el parteaguas
la piedra del pretil, los tajamares
donde confluyen

            los ríos de la vida.

MARIANO IBEAS

31/03/2006 11:24 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris