Blogia
DESDELDESVAN

DE LUZ... DE SOL, DE MAR

MITAD FILÓSOFO....

MITAD FILÓSOFO...

MITAD FILÓSOFO...

La poesía va al encuentro de todos,
de los que creen necesitarla y de los que no…
María Zambrano “Filosofía y poesía”

90

Mitad filósofo
mitad poeta,
por no poder detener el tiempo
y por luchar contra la muerte
inútilmente
por no temer a la suerte
esquiva
por no guardar
el rastro de las horas
y los días
por no tener respuestas
a tantas preguntas repetidas
por no poder respirar
tan sólo por la herida
por ponerse de pie
en carne viva.

 

Mariano Ibeas

TAL DÍA COMO HOY...

TAL DÍA COMO HOY...

DE LUZ...

                    2 

                       

            

                        tal día como hoy

                        hace treinta años

                        empezamos a andar, juntos

                        dimos el primer paso

                        y el camino no fue fácil

                        el sendero ante nosotros

                        _  jamás recorrido

                                                           de antemano _

                        todo nuevo

                                                           a estrenar

                        nosotros también

                        éramos  nuevos

                                                           y desconocidos

                        y nuestros pasos

                        confundidos en la arena

                        se hicieron uno de dos

                                                           al unísono;

                        exploramos juntos

                                                           el mar y las colinas

                        y las playas placenteras

                                                           en el lecho

                        y chocamos los dos

                                                           contra las sombras

                        el dolor, el miedo

                        y la angustia  anhelante

                                                           del deseo.

 

 

 

                                      Mariano Ibeas

La foto es de Teo Félix

FUNDIDOS EN LA NADA...

FUNDIDOS EN LA NADA...

DE LUZ...

                       

                       

fundidos en la nada

más que nada, todo

todo en uno

unificado;

toda la flecha está presente

en su punto de destino,

y el arco

y el arquero.

Todo es voluntad de ser,

todo es movimiento, paso,

pascua, amanecer incierto

pero vivo en la esperanza,

todo en uno,

fiat, hágase,

                       ¡ágape!

 

 

                    Mariano Ibeas

ÍCARO SE HUNDE...

ÍCARO SE HUNDE...

DE LUZ ...

 

           4

 

                       

 

"Caer en vertical.

Sueño sin fin de la caída.

Qué repentina formación del ala."

 

                         Ángel Valente

 

 

 Ícaro se hunde

  en el mar de Creta

y se trasciende,

asciende en vertical,

asciende

                        a lo profundo,

se torna esencial

_  a su medida

el tiempo se detiene, fin del vuelo _

las alas desgajadas

los sueños rotos

de ébano y cristal

tornáronse en aletas,

brillaron en escamas

en aguas de Neptuno:

en cuerpo de delfín,

pez volador,

o rey de los atunes

que surcan el estrecho;

le llevan a Caronte

un nuevo cargamento

en frágiles pateras:

el surco vertical

del sol en el ocaso

rompe en sombras

el parteluz del día

y Orfeo tañe

en las orillas

su triste despedida:

no se halló en la boca  de los muertos

el óbolo del rey;

Caronte aguarda,

                           todavía. 

 

 

Mariano Ibeas                   

VOY BUSCANDO...

VOY BUSCANDO...

DE LUZ...

 

              Dedicado a los que  alguna vez se pierden por este blog.

 

 "La muerte es el primer límite de las cosas”

                                                                       Teresa Agustín

 

 

voy buscando

una mano hospitalaria

que me acoja,

que me aleje

del vértigo del mar

y de la muerte:

y te encuentro a ti

por suerte. Tus ojos abiertos

me interrogan:

¿Todavía vivo en tu memoria?

Y me persigues,

Vives en mí... y tengo que seguir

viviéndote, existes

mientras te mantengo

           viva entre mis sueños

_ ¿Y  si algún día dejo de soñarte?

_ Entonces yo también moriré

                                   entre tus sueños.

 

 

                                                                         Mariano Ibeas

LUZ AZUL...

LUZ AZUL...

DE LUZ 7

 

 

                                   Dedicado a "Beatus"

 

 luz azul

 

azul el horizonte

 

estalla entre los dedos

 

el cuerpo frágil de la escarcha

 

al horizonte la luz

 

detrás la noche queda

 

agazapada

 

tras la luz azul

 

                  de madrugada

 

 

 

 

                                              Mariano Ibeas

mariano.ibeas@gmail.com

VUELVO A SOÑAR...

VUELVO A SOÑAR...

DE LUZ 8

 8

 

Nevada en Castilla

                Carlos Bousoño, “El ojo de la aguja”

 

GLOSA:

 

“Por la llanura que sin

término aquí se divisa,

                                 vuelvo a soñar

                                 caminos de Castilla

                                 la infancia en el recuerdo

                                 luz sin horizonte…

“no hay nada, sino la lisa

nieve helada sin confín,

                                 sólo silencio y crujir bajo

                                 los pies, de la nieve,

                                 rastro de conejos y leves

                                 pisadas de gorriones

“hasta el aire  le es afín

nada se mueve

                                 ni el aire, ni los pájaros,

                                 ni las sombras o las nubes,

                                 todo es quietud  y calma

en la hora cenital del día…

Todo quieto, frío, estanco

                                 bajo la cubierta de hielo gris

                                 fluye el arroyo tal vez

                                 y tiemblan las hojas de las zarzas

                                 con el peso del cristal de escarcha

yermo, silencio, gris, blanco

                                 no hay nada, sólo vacío en mí

                                 campo yermo, alma yerma

                                 experto en soledades

                                 calma gris, blanco eterno…

buscas un árbol, un fin.

                                 sigo buscando en soledad

                                 un reparo, un refugio, un carasol,

                                 un asidero, la sombra protectora

                                 del árbol nemoroso, un algo

                                 vertical, que suba o baje,

                                 un mástil, una antena,

                                 una sima, un venero caudal,

                                 un pozo, un ciprés de cementerio,

                                 un chopo solitario

                                 que marca el norte

                                            en el cruce del camino.

                                                                                       

 

 

                Para  estos días azules y este sol de la infancia

 

Mariano Ibeas

mariano.ibeas@gmail.com

HASTA LOS LÍMITES...

HASTA LOS LÍMITES...

DE LUZ 9

 

 

hasta los límites

hasta el final,

al fin de todo,

  me encuentro rodeado

de tus brazos,

los límites de tu piel

son mi geografía,

mi frontera, mi cerca, mi candado

huyo de mí

     y me encuentro

en las bardas de tu huerto

el horizonte de mis días,

no queda sin embargo

ni muro, ni red, ni seto

que detenga

mi ansiedad,

no quiero salir de ti

mi encierro, calabozo,

mi cárcel de deseos:

tienen los límites de tu piel,

mi geografía,

                        los perfiles de tu cuerpo.

 

 

 

                                   Mariano Ibeas

DAME TU MANO...

DAME TU MANO...

DE LUZ 11

 

11

 

                                            

                                  

dame tu mano 

me posaré en ella

como un pájaro

y será leve

mi presión sobre tu cuerpo

treparé despacio por tu brazo

y anidaré

dondequiera que tu cuerpo

abrigue mis caricias

y allí estaré

                       un tiempo.

                                                         

 

 

                                           Mariano Ibeas 

La foto es de Teo Félix

TIEMBLA ENTRE LAS ZARZAS...

TIEMBLA ENTRE LAS ZARZAS...

DE LUZ 12

12

 

           El canto vertical del ruiseñor

                                (Clara Janés) 

 

tiembla entre las zarzas

el canto desgarrado

del verderón

y la luz del río

despierta las cigarras;

 

hay en el aire

un atardecer cautivo

un aura triste

de horizonte

vencidos ya los trigos;

 

rotas ya las lanzas,

los carrizos,

afiladas hoces

de vencejos chillones

en la torre;

 

sólo queda en la piel

un torpe

escalofrío:

no debiste dormirte

bajo los chopos del río.

 

 

                                Mariano Ibeas

 

La foto es de Teo Félix

TÚ Y YO HABREMOS MUERTO...

TÚ Y YO HABREMOS MUERTO...

DE LUZ...

13

 

           El día en que este juego sin fin con las palabras

           se termine,  

           habremos muerto.        

                                                                 Ángel Valente

 

 

                                   (Iª parte)

 

           Tú y yo habremos muerto

los dos

en un intento

fallido

por seguir viviendo

y no quedará casi nada

de nosotros

que nada somos

como el aire que roza

como el agua que pasa

como el fuego que consume

que deja

frío, humedad, cenizas,

y desnuda

limpiamente los huesos...

 

nada quedará

ni siquiera los ecos de las voces

los rastros de la tinta

en el papel

esponjado con la lluvia,

las huellas en la arena

tras las rocas

en el ir y venir

de los días y las olas...

 

sólo es una broma

o tal vez un juego

del dios titiritero

que nos encierra en la maleta

de los sueños

y olvidó la llave

en la última posada,

o se la jugó a los dados...

 

                                

                               Mariano Ibeas

 

La foto es de Teo Félix

EMPIEZA LA FUNCIÓN...

EMPIEZA LA FUNCIÓN...

DE LUZ 13

13

 

El día en que este juego sin fin con las palabras

 se termine,                      

habremos muerto.        

                                            Ángel Valente

 

 

            (IIª parte)

 

empieza la función

y nos cegamos

a la luz del escenario:

ser rey, o dama, o juez

o siervo,

parecer, ser  o estar

sintiéndonos vivir

brillando un tiempo

en las gotas del rocío...

 

pendientes de los hilos

pendiendo del azar

del diálogo y la voz

del contador del cuento;

y luego en un momento

la oscuridad,

el fin del tiempo,

y no hay nueva función

nada más

            se acabó

                        ¡ lo siento!

                                                                      

                                       Mariano Ibeas

 

La foto es de Teo Félix

ESCONDED LAS PALABRAS...

ESCONDED LAS PALABRAS...

DE LUZ 14

14

 

 

Esconded las palabras

en los huecos de los árboles,

tal vez algún día fructifiquen

_ si el tiempo no lo impide _

 

en los surcos de la tierra

sembrad generosas la palabras

que las cubra el hielo

y la nieve,

que se las lleve el viento,

que las holle el labrador

con su reja solitaria...

 

en las aguas del río

lavad presto las palabras,

reposarán un tiempo

en las arenas, en las arcillas

emergerán más tarde

entre los juncos de la orilla

claras y transparentes

prendidas como rayos de sol,

como  telas de araña

en trampas acechantes...

 

tendedlas al sol

que brillen en la tarde,

que sientan la brisa

colmandas  de caricias;

secadlas al viento

recogedlas tal vez,

como en una cesta,

en un poema

tendido en las orillas

                        fundido entre dos sueños.     

 

                                                Mariano  Ibeas

                               

La foto es de Teo Félix

QUIERO RECOBRAR EL HILO...

QUIERO RECOBRAR EL HILO...

DE LUZ

15

 

quiero recobrar

el hilo,

el hilo de la aguja,

que pasa bajo el puente;

quiero salir del laberinto

recorriendo lentamente

las líneas de tu mano

_ ahí encuentro mi futuro

                       en tu pasado _

unas me llevan

           en volandas a la vida,

otras en andas

           de la muerte...

 

y hay una línea de sombras

que me advierte

que sólo es posible

huir hacia dentro,

siempre hacia dentro,

al centro de mí mismo...

 

quiero pilotar

la nave de tu mano

recobrando la línea del mar

           y la del cielo

allí donde se junta

           en horizonte

mi yo crepuscular.                   

 

 

                       Mariano Ibeas

CON VIEJAS PALABRAS...

CON VIEJAS PALABRAS...

DE LUZ 16

 

 

con viejas palabras,

ladrillos de deshecho,

construyo nuevos muros

que me aíslan del tiempo

con los cantos rodados,

pulidos por el agua del invierno,

arenas y arcillas

cemento en la memoria

los  versos apacibles

y luego en el silencio

los contemplo:

los leo y los releo...

y si el agua que pasa

ya no vuelve,

tampoco puedo leer sin lágrimas

otra vez

el mismo verso

                                              

 

 

                                        Mariano Ibeas

LUEGO BUSCARÉ...

LUEGO BUSCARÉ...

DE LUZ 17

17

 

 

luego buscaré

las puertas de tu casa

y los postigos abiertos

que me abrazan

como brazos sedientos,

me cobijaré dentro

y no cerraremos nunca

el desván de los deseos.

 

 

                         Mariano Ibeas


RECORRO CON MIS DEDOS TORPES

RECORRO CON MIS DEDOS TORPES

DE LUZ 18

18

 

 

( I )

 

recorro con mis dedos torpes

el mapa irregular de tus deseos

y son mis ojos la piel,

mis dedos la serpiente,

reptan acechantes

_ acompañan el calor

y el color de otra piel_

 

mis dedos – balbuceos

desconocen el lenguaje

y la clave – sésamo

que abre los senderos,

las puertas, las ventanas,

las cuevas escondidas

los puertos

de partida y de arribada

los rincones de sombra

y de reposo

la paz de la ensenada

las playas de tu cuerpo...

 

mis torpes dedos ciegos

apenas silabean

el críptico lenguaje

que emerge de los sueños:

 

 

                           Mariano   Ibeas

DIÁLOGOS DE LA PIEL...

DIÁLOGOS DE LA PIEL...

DE LUZ 18 (II)

                (II)

 

diálogos de la piel,

teatro de sombras,

volúmenes, cóncavos escenarios

aristas, cumbres y vaguadas

profundos pliegues,

surcos entre surcos

surcados por la vida

 

recorro los capítulos

uno tras otros

de la aprendida historia

tan nueva y tan antigua

_ buena para olvidar _

que emerge del polvo de los siglos

y cuento las escenas

ya vividas

las vidas superpuestas

que forman la hojarasca

profunda de la tierra...

 

¿otros leyeron antes

           el libro de tu piel?

¿y cómo lo entendieron?

 

¿buscaron también entre tus hojas

           las últimas respuestas?

 

¿ siguen recordando tu piel

en la yema de sus dedos?

 

¡¡ qué torpes mis dedos

           entre las líneas de  tu piel !

 

 

 

                                Mariano Ibeas

LO PROFUNDO ES LA PIEL...

LO PROFUNDO ES LA PIEL...

DE LUZ 19

            19

 

El tiempo es como el mar.

Nos va gastando hasta que somos transparentes.              

                                          Ángel Valente

 

Lo profundo es la piel

 

lo más profundo es la piel

y surge desde dentro

crece imparable hacia fuera

y de derrama

con la generosidad del viento...

 

surge de la piedra

y del tuétano del hueso

y sus arenas

lo devoran todo

el ser, al eternidad, el tiempo...

 

con la generosidad del fuego

nos quema

desde dentro

nos hace volcán,

                       marea,

                                   torbellino,

                                   cierzo

y tormentas de polvo

arenas y cenizas

fundidas en la nada

                       extendidas en la piel

                                               de nuevo.

                                                                     

 

                        Mariano Ibeas

EL POETA GASTA MUCHO PAPEL...

EL POETA GASTA MUCHO PAPEL...

DE LUZ 20 ( I )

20

 

 

¿Venderé mis palabras hoy que carezco de

utilidad, de ingresos, hoy que nadie me fía?

                                   Claudio Rodríguez

 

 

              (I)

 

                        el poeta gasta mucho papel,

                        demasiado espacio

                        en blanco,

                        demasiado fluir

                        de la materia gris

                        para tan parcos

                        resultados...

 

                        ¿fue útil tal vez

                        alguna vez

                        a la república?

 

                        ¿remedió la escasez

                        o convocó a las nubes

                        en tiempos de sequía?

 

                        su canto al sol

                        ¿les fue propicio

                        a las últimas cosechas?

                       

                        ¿ o sus tristes quejas

                        _ Salicio juntamente y Nemoroso _

                        abrieron peñas,

trazaron los senderos?

 

¿ y, si convocó a la mar

o al viento,

 

las tormentas y

el barco frágil

arribó a su puerto

sano y salvo?

 

 

                   Mariano  Ibeas