Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema ALERA II.

DE SAL ...

52

 

 

                   en el tiempo

                   reposan las palabras;

 

         revuelta en torbellino

                   la memoria queda

                   en fúnebres cenizas;

 

                   vuelve el rostro

                   a la verdad entera

                   y sus sombra

                   me revela la mentira:

 

                   no nacer,

                                      no vivir,

                   no ser,

                                      y habiendo sido

                   tan solo lo soñado,

 

                   el tormento de amanecer cautivo.

 

                            “En el tiempo reposan las palabras;

 la poesía necesita honestidad y calma”

Mariano Ibeas

27/05/2008 22:51 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL...

51

 

 

                        a voz en grito

                        fue taladrando las sombras

                        hasta despertar la luz

                        luz azul

                        en los senderos

                        fue un sordo dolor primero

                        quedo y suave

                        agazapado en las entrañas

                        y pudo silenciarlo

                        a golpe de caricias

                        hoy ya no,

                        a dentelladas

                        se le fue la vida.      

                                                      Mariano Ibeas            

25/05/2008 20:16 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL...

50

 

 

                        me cercan por doquier

y estrechan mi cintura,

tus manos son la cárcel:

            y yo,

con el temblor del pájaro,

vuelo libre

entre tus dedos.

                    

                     Mariano Ibeas

22/05/2008 18:37 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL

48

 

 

                   no limpian las sombras

                   el torrente de luz  de las estrellas,

                   no siembras en el aire

                   el caudal sin fin de las palabras;

                   en algún lugar

                   el eco

                   te devuelve duplicados  los silencios

                   eterna como el agua fluye

                   con el flujo y reflujo del mar

                   en las orillas

                   la canción eterna:

                   deja reposar el tiempo en las arenas

                   rompe el círculo

de niebla de tus miedos,

          abre los ojos

y deja entrar el universo.

                                   Mariano Ibeas

19/05/2008 19:41 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL

47

 

        

                   estos que veis aquí

                   calcinados huesos

                   son los restos de mi cuerpo

                   __ poco queda __

                   nacieron para sostener en vida

                   la carpintería frágil

                   de mi ser erecto,

                   se rodearon de músculos

                   ávidos de acción

                   y de reposo luego

                   y ya no son

                   cobijo de nada;

                   quise una vez enterrarlos

                   bajo la piedra dura

                   reclinados

                   al salir del sol

                   en las mañanas

                   mas no hubo tiempo:

                   los dispersó la lluvia, el viento

                   y las cenizas de otros huesos

                   innombrables

                   no esperan siquiera la resurrección

                   un día:

                   no admiten ni coyundas,

                   ni composturas,

ni componendas

          __ poco espíritu __

                   son materia, escasa, insuficiente

                   de poco podrán servir,

                   tal vez un poquito más de cal

                   para esta ácida tierra.

                                              

                                                   Mariano Ibeas

18/05/2008 20:57 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL

46

“La tumba es todavía un sexo de mujer

que atrae al hombre”

                            César Vallejo

 

                   aguda  fue la hoz

                   y la guadaña

                   que segó como la noche

                   las luces de la tarde;

                  

aguda fue la voz

                   __ a voz en grito__

                   que rasgó las sombras

                   y se fue alejando

                   lentamente

                   fundida con la nada

                  

aguda fue la luz

de madrugada

que cercenó el hilo tenue

de su vida...

 

y me vuelve siempre

aguda con la noche

arropada en sombras

el eco de su voz

desesperada...

                                    

                                 Mariano Ibeas 

17/05/2008 20:02 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 3 comentarios.

DE SAL...

45

 

 

                   en un cerco de plata

                   se tiende la moneda

                   sobre el césped

                   una cara

                   y una cruz a sus espaldas;

 

                   retozan sin prisa

                   los amantes,

 

                   no hay aristas:

                   rueda el tiempo

disuelto en calderilla

                   en los instantes

la eternidad se adensa:

punto

                   y aparte.

 

                        Mariano Ibeas

08/05/2008 17:28 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 3 comentarios.

DE SAL

43

 

                   y dime   

                        si es verdad

que la surcó el tiempo

o fue sólo la lluvia de los días

y el arrastrar del viento

en los postigos

y todo en su final

como un mal sueño

 

dime si queda aún

el temblor de las caricias

en sus dedos

si los ojos están secos

de tanto llorar

un tiempo

 

dime si no dibujan sus labios

las sonrisas

ni peinan ni acarician ya

torpemente

sus cabellos

        

                   dime si es verdad

                   pues así fue un tiempo.

                                             Mariano  Ibeas

21/04/2008 18:12 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

DE SAL

42

 

 

                   anuda el hilo

                   tenue de los días

                   y mientras la aguja terne del reloj

                   devana su madeja de minutos

                   tal vez se queja

                   y el toque de las horas

                   lentamente despereza,

levanta al aire

orgulloso la cabeza

y en ávida voz

la voz antigua

devuelve su ración

de sombra a las sombras

y recoge

cruel devanadera

que en vano se devana

la sesera

          intenta, entiende y sin cesar

desvela

el universo – alondra

enamorado del espejo

que en narcisos bebe

el agua breve

de la luz que besa

un momento de luz

                            para entrever la gloria.

Mariano Ibeas

 

17/04/2008 21:10 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL III

III

 

                   se fundió en el aire

                   y suenan cada tarde

                   los violines

                   entre los brazos arbolados

                   del jardín

                   o se calma suave

                   contra el muro – enredadera

                   o refresca en sombras

                   en alas de abanico

                   y vaivén

de  mecedoras...

                            Mariano Ibeas

11/04/2008 17:26 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL II

DE SAL II

II 

se fundió en la luz       

y se durmió

en el aire de los sueños

de azúcar y algodón

y fue profunda

la soledad tan queda

velaron los párpados la cárcel

de sus ojos

y los labios el manantial

de su boca dulce

         enamorada...

                              Mariano Ibeas 

 

10/04/2008 20:52 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL...

                       I 

se fundió en el agua

y desapareció

bajo la piel del río

y no se acaba

la corriente de su cuerpo

y no  terminan

ni el fluir de sus caricias

ni su risa de agua

                   o su mirada...

Mariano Ibeas
09/04/2008 21:27 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

PRIMERA DEDICATORIA....

A Montse Grao (Desde el silencio)

                                    ... de Paco Peco:

          38  

porque hieren

porque matan

porque ordenan matar...

por eso duelen tanto

las palabras porque son armas

cargadas de pasado

y a veces sin futuro

porque pudiendo salvar

no salvan

las palabras no salvan de la muerte

por eso mueren también

con nosotros

las palabras por eso duelen tanto

y pugnan por salir

de dentro

cargadas de semillas

tiemblan en el aire

y se dispersan

como vilanos leves las palabras 

por eso mueren a veces

antes de nacer...

algunas  florecen en silencio 

en primavera,

                en silencio florecen  las palabras.

De  Mariano Ibeas

y también para Inma y Miguel Ángel Marín, que el jueves presenta su libro.

25/03/2008 17:25 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

HOY VIERNES... POESÍA

35

en el filo de la hoja

en la hoja del cuchillo

__ ni haz ni envés __

la afilada esquina del tiempo

el ángulo

el gozne

la bisagra

el punto cardinal

la raíz del nacimiento

el núcleo cenital

el nadir

el giro sin remedio

el canto en la doblez

el pliegue primigenio

el ya no hay más

y sin retorno

el tacto en el azogue

al fondo del espejo

parteaguas primordial

en la distancia

entre el cero y el infinito

¿dónde estás

ciego ratón de laberinto?

y descubres con horror

el fondo de ti mismo.

Mariano Ibeas
21/03/2008 20:37 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

HAY VERSOS... II

Hay versos  II

hay versos que se esconden

en el roce del aire,

que peinan las ramas

de los árboles

en el temblor de la hojas

y la curva tensa

de los juncos en la orilla

y que suenan como música

en la caña de alcacer

al oído del poeta  

 

hay versos que no nacen,

que mueren sin nacer

tributo de la nada;

no fue dado al tiempo ni a la historia

recorrer el torpe pentagrama

de los signos:

su efímera concepción,

su inexistencia misma

justifican el oficio de poeta,

el tributo vano de la gloria.

                    Mariano Ibeas

14/03/2008 22:23 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

ALERA II

35                           

Hay versos  I                   

hay versos que se escriben sobre la carne misma

... otros vuelan libres

como el polvo en el aire

y esperan las lluvias

para hacerse barro,

y esperan el soplo del espíritu

para hacerse carne,

carne y sangre de poema

hay versos que se escriben

sobre la piel del agua

y vuelven mansamente

en el regazo de la playa

su lento desgranar

en las arenas,

hay versos que derrama

a manos llenas

la generosidad del mar.

                       Mariano Ibeas

13/03/2008 21:50 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

DE SAL ...

32  

 

debajo de la luz

 

se alzan los muertos

 

no ya perdidos

 

huidos,

 

rendidos

 

al reino de las sombras;

te llaman desde dentro

__veo que se acercan

como cada año y me traen

flores de plástico__

en el fondo del fondo

mi calavera rueda:

hay que hacer sitio,

__ “reducción” la llaman

en el cementerio a esta figura __

y veo la luz de nuevo

un rectángulo sucio de azul

en el crepúsculo

y mis cuencas vacías se beben

el paisaje

de cabezas curiosas que miran

desde arriba:

__ “esperadnos mucho tiempo” __

murmuran con respeto,

e insisten en que descanse en paz

y tengo que hacer sitio

en el mismo hueco

 __ compañero del alma, compañero __

hízose la luz

y se resolvió en polvo. 

      

                         Mariano Ibeas
05/03/2008 19:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

ALERA II

                   31                          

 y  ya no estás 

no me habitas entre sueños

ni te siento cerca

en la costumbre inhabitada

y el calor del lecho,

oigo correr el agua de la ducha

y me despierto

y te imagino

__  no te veo__

no te toco ni te siento

me llega el ruido de los platos

y el olor del café

recién hecho en la cocina;

ya no estás

sólo entre sueños te contemplo

a veces, como entonces

y despierto de repente

con el ruido de la puerta...

ya no estás.

No sé si has estado alguna vez

o siempre has sido un sueño.

                                   

                Mariano Ibeas
01/03/2008 21:42 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

LAS PEQUEÑAS ELEGÍAS... III

Las pequeñas elegías

                III

te cegaron la puerta, tapiaron las ventanas,

 

el cura y el barbero

 

se dieron mucha prisa en quemarte

 

los libros y las naves

 

y ya no pudiste regresar;

 

te hiciste náufrago, huérfano, caminante

 

y pordiosero

                                         desvalido...

                        nada valía ya para el regreso,

 

desnortado y ciego te hundiste en el refugio

                                         de los convencionalismos; 

 

te dejaste crecer:

 

                        creció por dentro

 

                                    y por fuera tu piel de niño.

Mariano Ibeas

25/02/2008 18:15 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL ...

 Las pequeñas elegías  

                II 

te expulsaron una vez

del territorio de los sueños,

 

te quitaron de las manos los libros

transparentes,

los que te permitían viajar entre las líneas

más allá de las fibras de papel

y las manchas de tinta

en los espejos del tiempo fundido,

__  confundido el presente y el pasado __

                          tiempo – territorio ido.

                                                         Mariano Ibeas

  
23/02/2008 20:35 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

DE SAL...

           I

Las pequeñas elegías:                              

el territorio de la infancia,

 

el olor de tinta, el roce del pupitre,

el vuelo de las moscas...

 

el color y el sabor del pan

 

recién cocido,

 

las moras agraces, las peras de San Juan,

los sabañones en invierno, 

 

las tardes de tormenta

 

          y de aburrimientos infinitos...

te llegan en tropel y te aplastan contra el muro

de  la tarde;

los viejos buenos días

 

perdidos por las esquinas

 

se estrellan contra las paredes

 

                        del tiempo ido;

 

se revuelven,

 

se enrollan

 

como la cuerda del trompo

en el bolsillo, 

y ya no son

 y ya no vuelven.

                                   Mariano  Ibeas

22/02/2008 22:40 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DE SAL...

             29                         

te aplasta

el  fulgor en las entrañas

y roe en silencio tu rutina

hasta el tuétano del hueso.

Vuelve sin cesar espeso

el triste atardecer sediento,

no logras saciar la sed,

enfermo de soledad, enfermo,

triste, harapiento,

mendigas las monedas

y el eco de tu voz antigua. Gritas

y nadie te responde,

tan solo la oquedad preside

el fondo del templo:

se fueron una vez tras la carcoma

las imágenes de palo y escayola,

policromas vestales de hornacina

que dispersa el viento

y el sol de justicia

con implacable impiedad, calcina.

Mariano Ibeas

20/02/2008 23:21 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

DE SAL...

                         

           28

sola en la sombra

la soledad escapa,

en el párpado nítido

de fúlgida amapola

__ roto cascarón de

hierro en el costado __

en la raíz informe

de prístinas batallas

saborea la derrota;

el hondo fulgor

de pesadumbre y sueño

cede al empeño

de calentar la lumbre:

no hay cumbre,

ni valle,

ni torrente,

no hay nube,

ni niebla, ni alborada

que inunde con su velo

la sed de la llanura;

nada hay,  ni nadie clama

en tan vasta soledad,

en tal empeño,

que no dibuje

ni centro, ni horizonte,

tan sólo cubre el vacío

donde esconde

su voz ronca de tormenta,

el triste y seco latido de la sangre,

lanza el grito primordial

como un reproche:

               "no merecías haber vivido".

Mariano Ibeas                                              

19/02/2008 18:09 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

DE SAL...

              27  

en el vuelo veloz

 

de la piedra

 

está la honda

 

       y la rabia del muchacho

 

que no sabe matar...

                    que muere 

sin saber por qué.

                                       Mariano Ibeas                                                                      

18/02/2008 19:12 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

DE SAL II ...

                        26

ya es tarde

para decir: “lo siento”

       

debiera haberte amado más,

y más intensamente... 

                        pero ya es tarde;

y, sin embargo,

 

todavía te recuerdo,

y en mis labios queda

fresca la huella de tus labios

y en mi mano

el peine de tu mano

y en mi piel

            el temblor de tus caricias...

pero es tarde ya

para seguir soñando

y no puedo decir: “lo siento” 

                                   todavía.

Mariano Ibeas
24/01/2008 17:16 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

DE SAL II

                     24

no vuelan

con  zumbido

en el aire las pavesas

he apagado los troncos

con el agua del cántaro

y he regado los geranios

del alféizar;

he cerrado la puerta,

atrancado los postigos;

__ que no silbe el aire

         en las alcobas vacías__

queda el calor del hogar

en las últimas cenizas,

y sólo bajan las huellas

de mis pies

las escaleras;

en el umbral

he sentido el hueco

de muda despedida,

me he alejado despacio,

y, al volver la vista,

me parece que la chimenea

humea todavía.

 

Mariano Ibeas

 
21/01/2008 22:07 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                 23

diluida en sombras

grises, fugitivas

de la luz huidiza

y nacarada,

reflejos arcoiris

sobre la piel del agua

y en la orilla

un resplandor

de pájaros cenizos

robando sombras

                  a la tarde,

una hoguera el sol...

en tus ojos

nace el sueño

como nace la muerte,

                      a su manera.

Mariano Ibeas

17/01/2008 13:28 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

ALERA II

              22

en el umbral de sombras

la sombra de un hombre

se detuvo:

quiso marcar

con su mano

un trazo de ceniza,

dejar tras de sí

el rastro de lo ido

y no volver  ya

sobre sus huellas;

y no esperó las lluvias

ni estrenó la primavera...

tan solo volvió el rostro 

y ni rastro vio

de humo

en ninguna chimenea.

 

Mariano Ibeas

14/01/2008 12:20 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

ALERA II

21

no mantiene la piel

 

de terciopelo

 

el río en su ribera

 

y riza sin cesar

 

el viento los eriales;

 

se han ido para siempre:

 

el río no canta tu niñez

 

entre las rocas.

 

Se apagaron los leños

 

en el fuego,

 

y ni rastro de cenizas

 

dejó el viento.

 

Huiste para siempre

 

de allí,

 

pero nunca te fuiste del todo,

 siempre regresas, 

regresas  otra vez

 

           al río y las hogueras.

Mariano Ibeas  
03/01/2008 12:20 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA DOS... EN EL 2º ANIVERSARIO DEL BLOG...

20

toda mi frente

se seca sin remedio

y nada más fluye

tu cintura no se pliega

a las caricias;

agotada

           la mina de los sueños

tan solo la ganga,

la escoria,

las cenizas,

                 nada.

 

 

Mariano Ibeas

29/12/2007 18:29 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

ALERA ... DOS

          18            

 ya ves que te escribo

en rojo y sangre

el último atardecer desde mí herida,

y, al alba,

en tinta desvaída,

borran mis lágrimas amargas

las últimas palabras,

y ves que suenan

de golpe las alarmas

y el estampido seco

de la puerta que se cierra;

no temas tal vez

otra tormenta,

que luego, como siempre,

      escampa.

Mariano Ibeas

16/12/2007 20:06 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                17                        

también es cómplice                                           

 

mi silencio

 

y es testigo falso

 

que esconde mi traición,

 

mi cobardía,

 

y no puedo desplegar 

los labios;

aunque los gritos me

rompan las entrañas

y pugnen por salir,

yo callo

y callan los fantasmas

que me corroen

lentamente por dentro.

Mariano Ibeas

13/12/2007 19:38 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA ... DOS

               16 

así  yo, por tu voz

 

tiemblo y espero

 

y es tan solo un gesto

 

la promesa

 

que me das,

 

me tiendes la mano

 

generosa

y yo temo rozarla,

 

como si rompiese el cuenco

de los últimos deseos,

 

el agua que atesoro

 

para poder seguir

 

                viviendo.

Mariano Ibeas  
10/12/2007 21:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA... DOS

15                                               

no dobla la cerviz 

ni se resigna el buey 

a su condena,

ni conoce el toro

las artes del engaño,

tan solo el hombre

en sudor y sangre

entierra su poder; 

siembra la muerte 

en el surco

de la tierra estéril,

y nace el odio:

en la arena de la plaza

escribe los renglones de su orgullo

y su reto con la muerte:

de una parte

lo llama trabajo, o faena

y , mediando el afán o la suerte,

de otra parte, arte.

Mariano Ibeas
05/12/2007 23:58 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 5 comentarios.

ALERA DOS .... DE SAL

DE SAL

En homenaje a Ada Salas y el libro de poemas “La sed” 

Y también a Desideri Lombarte, César Vallejo

                       y tantos otros.

Ada Salas...

Salada soledad

 salada soledad

que se inicia

                       __ cap i cùa __

y se acaba con espumas

palíndromo del mar

ida y vuelta desalada

alada claridad

de rumbo en el vacío

nada de la nada

silencio y desvarío

Ada Salas, hada de sal

en el giro sin final                      

del fatum

en la rueda de la ebriedad

sabor de soledad.

Amarga sal.

Mariano Ibeas

24/11/2007 20:15 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

ALERA II

13

Desde lo alto

desde lo alto

 

                       del cerro

                                               me  alzo vertical

                                              y trazo

 

                     con la vista un círculo;

 

                     soy el centro

 

                     de mí mismo,

 

                     y cierro alrededor

 

                     en laberinto

 

                     el horizonte en sombras;

 

                     en fértiles minutos

 

                     me cerco en soledad

 

                                      me abismo.

Mariano Ibeas
13/11/2007 19:18 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                               12

La fértil sementera 

  

la fértil sementera

de huesos blancos

se  extiende en la llanura,

no espera el despertar

de las trompetas

ni el juicio de la historia,

tan solo escoria

carne de cañón

__ “daños colaterales”__

y en su memoria

un general americano

             se cuelga una medalla.

Mariano Ibeas

09/11/2007 20:12 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

OTOÑO II

11

Yo nunca te quise

yo nunca te quise, 

siempre amé a una sombra,

un fantasma, quizás,

una alegoría de carne y hueso,

sólo el eco de tus pasos

me devuelve la verdad

de tu existencia;

y también dudo

si soy yo

o sólo la sombra de mí mismo

y todo lo que amé

se lo llevó el vacío.

Mariano Ibeas
06/11/2007 20:06 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                       10                       

bajo la piel del mar 

 

en duermevela

 

los viejos sueños del marino

 

se agitan

 

__ eterna pesadilla

mecida, estremecida

al vaivén de las olas__

y solos en la orilla

no temen despertar

una mañana

en rotas caracolas...

y nacen de nuevo

en los oídos de un niño

                como murmullos del mar.

Mariano Ibeas

 
05/11/2007 21:45 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

ALERA II

            9                        

acaso en el silencio,

o sin sentirlo apenas, 

te acercas a mí 

como entre sueños

y tu cuerpo de algodón,

como una almohada,

se abraza a mis espaldas,

y yo que me despierto

acaso,

no digo nada,

                                  nada. 

Mariano Ibeas

02/11/2007 20:54 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

8                        

te das a mí 

como moneda de oro

y yo, a cambio,

en calderilla, devuelvo

tus caricias,

en avaro desvarío,

lentamente te das a mí,

y te entregas toda,

toda tú y yo,

a cambio no puedo darte

nada, casi nada,

no poseo más  que lo que tú

me das: 

                         Todo.

Mariano Ibeas

31/10/2007 20:04 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                        7

                        

tendido al viento

un vuelo de torcaces

rompe la soledad

en mil cristales...

vierte su caudal oscuro en la ladera

la sombra de guadaña:

el buitre cenital otea

calma gris de encina milenaria

pasa el río                       

                 ... y no se queda. 

Mariano Ibeas

30/10/2007 20:48 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                 

           5

                                                                       

fue canto su dolor

a voz en grito

y sangre fue la tierra

en herida mortal desencajada

y no hubo sombra ya

en sombra derramada

sólo encierra

en el hueco de su seno

un desgarro de soledad

renacida

¡herida de muerte está su vida!  

                    

Mariano Ibeas

26/10/2007 15:32 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                       3 

y nada acaba

y nada nace

tan sólo se enlazan el tiempo

un eslabón de sucesiones

la cadena del vacío,

un escalón tras otro,

la condena de estar viviendo  

                     condenado a muerte.

                                              

Mariano Ibeas

20/10/2007 20:55 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ALERA II

                      1

Sólo dijo:

 "tengo sed"

y de su boca, la surgencia

                       de hiel y  miel

                       a un tiempo concedidas:

                       la hiel de la vida

la miel de la muerte.

                            Mariano Ibeas

18/10/2007 19:04 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

POEMAS A LA CONTRA ...

Contrapartida

Quiero partir contigo

el pan en el silencio,

compartir las palabras

apenas salen de tus labios

saborear despacio

el sol de atardecer

 y la caricia del aire

aflorando en la piel

sabiendo que estás cerca,

que sientes y consientes

conmigo.

Quiero que partir

no tenga ya el sentido

de partirse sin más

y ya no estar

roto y partido, dividido,

que el sabor amargo del adiós

no rompa el aire

 y los gemidos,

que nadie quiera quebrar

los claros del silencio.

Quiero partir sin más

sin ruido

y acarrear las sombras

del miedo y de la duda

y quiero partir contigo.

 Mariano Ibeas           

07/06/2006 12:13 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

POEMAS A LA CONTRA....

Contraclaustros

    “No, si yo no digo

 que no estén bien donde están:

¡Estos claustros!

                   José Hierro

¡Estos Claustros.! 

No, si yo no digo,

No, si yo no sé dónde están…

estos claustros

si no los he visto nunca! 

Sólo conozco un lugar

donde estuvieron

unas puertas: Uncastillo,

donde sólo queda el hueco

y la cicatriz lacerante

en la fachada…

media iglesia,

junto a la Plaza

del Mercado __ habitada__

y la otra media, 

y la portada

el hueco, el vacío y la vergüenza, 

la huella de lo que fue

son ahora ya recuerdo

y pesadilla,

ya son nada…

no, si yo no digo

que no estén bien donde están,

yo sólo cuento el vacío.

MARIANO  IBEAS

Nota: Este "contrapoema" nace de otro de Hierro de "Cuaderno de Nueva York", al contemplar el "Museo de los Claustros"... y yo recuerdo Uncastillo en Zaragoza, un capítulo más de la incuria y el expolio en Aragón

04/06/2006 21:06 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

POEMAS A LA CONTRA ...

Contraluz

“ese, al que veo y al que escucho
desde el lado de acá del espejo
¿dónde, con quién estará hablando?
José Hierro
En el claro de la luz
pasa un perro, renqueante
ciego el sol pausado
cíclope horizontal sanguinolento
se oculta en la caverna,
la sombra avanza
rodando entre los pinos
_ hay un olor
de estiércol removido_
el trueno de una moto
estalla en un segundo
__ mosquitos
y hormigas de vuelta del trabajo__
un oro cereal
tiembla en la brisa…
__ ése,
al que leo
y al que escucho
de este lado del libro,
José Hierro, ¿dónde estará?
¿ con quién estará hablando?
Y es su libro el fondo del espejo
y soy yo, a contraluz,
al tiempo.


MARIANO IBEAS
01/06/2006 09:53 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

POEMAS A LA CONTRA...

Contrapaisaje                                                         

“Las nubes puestas a secar al sol”

                                         José Hierro

No hay  nubes

no hay cielo, casi nada

un leve trozo marcado de horizonte

y la calle horizontal

de las baldosas tendida al infinito,

bancos de parque, __ escasos __del suburbio

y unos cuantos árboles,

álamos blancos, álamos temblones

chopos de vertical solemnidad

banderas enhiestas de cuartel

              “nada por la patria”

sólo un ruido

de camiones y ambulancias 

a lo lejos

y trinos de pájaros también:

__ pelean dos gorriones por un trozo de pan __

y un sol que pugna

por atardecer despacio,

no hay montañas

el sol enciende a la vez

todas las ventanas,

el aire no mueve ni una hoja

nada.

Mariano Ibeas

31/05/2006 03:59 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

RURALIA

            Pozo

" A Sider ^*^ en homenaje a las raíces rurales

que casi todos llevamos dentro,

a la sed secular de los Monegros,

y en agradecimiento a la pasada "paella monegrina". 

Del huerto al pozo

y del aro al brocal

al puteal círculo

de piedraverde de verdín

oscura hiedra

hondo en el fondo de oscuridad

eterna cueva vertical húmeda y sonora

caída de la piedra

lágrima viva

el canto cantarín

piedra de David en el ojo del cíclope

llanto de piedra cenital

recto y profundo

un chapoteo seco

y luego también armónicos goteos

de llanto en la pared

orlada en jaramagos

la piel de telarañas

en el ojo vertical

tejen su tela las arañas

y son de siglos

en el rechinar de la roldana

restos de otoño

sonora la hojarasca…

y un vuelo de vencejos

siega el atardecer

tejiendo y destejiendo

el aire azul

asaetean la torre de la iglesia

piedra sobre piedra

vuelve el oro de la tarde

arden en el monte las encinas

y en la sierra el manto gris de anochecida

pide una tregua…

                        vuelve la vida.

Mariano Ibeas                                   
16/05/2006 11:26 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

A Arcángelii

 
Y TÚ
Y tú vuelves conmigo,
de nuevo a la ribera,
a la tierna sombra estremecida
de antiguos yermos olivares
y lavamos en agua las heridas
del tiempo muerto
__ a nuestros pies la vida
nos contempla sosegada
en el cuenco de la mano__
hay rumor de tórtolas cenizas
encima del ciprés
y al lado, en la arena del montón
fluyente entre los dedos,
trepa insensata una hormiga
en suplicio de Tántalo.
¡Vámonos, anda!
la tormenta se avecina.
Mariano Ibeas
14/05/2006 19:57 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

RURALIA

Ruralia

“Y también había leído en algún libro

que la infancia no es una edad,

sino un estado de inocencia y sabiduría ciega

que alimenta el sufrimiento más benigno de la memoria”

            (Luis Mateo Díez “El pasado legendario”)

                   Huerta / huerto                        

Llévame, 

llévame al huerto

donde crecen las ortigas

donde nacen y mueren los cerezos

llévame al huerto  

al huerto y a la higuera 

y a la sombra dulce, verdecida 

de la tarde de abril,

y al agua dulce de mayo

y al temblor de la espera 

a la hora de la siesta 

_ tiempo moroso de los besos_ 

ardor del sol 

al amor de los grillos 

y las chicharras 

una línea negra de hormigas en hilera 

dibuja un horizonte

tras las piedras. 

Llévame, 

llévame junto al pozo

y dame de beber

a tu  manera,

sedienta espera mi piel 

tu lluvia de caricias

llévame al huerto

al tiempo de cerezas,

al aroma dulce de las claudias

y al seco crepitar entre los dientes

las peras de San Juan…           

llévame al huerto

en otros tiempos viva

la cerca derruida

celados los bardalesde zarzas y de endrinas

ya no encajan en sus goznes

las puertas abatidas

la llave de madera

marca una cruz de cementerio

llévame,

llévame de aquí

               el huerto… ha muerto.

Mariano Ibeas

12/05/2006 11:29 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DIECIOCHO

                         Suaves colinas II


                                                “Son de mar”

                                                           Manuel. Vicent


 Uno, dos,
son de mar,
son de sal,
uno, dos, uno;
las colinas son de mar
las olas son de sal
Dos, uno, dos,
las espumas son de luna,
son de luz, de sal, de sol,
de mar, de agua,
suaves colinas
enhiesto el horizonte
sol poniente
en la cima, en las colinas
uno, dos,
son de sol, de mar, de espuma,
son soles las dos
al sol poniente en las colinas
al roce de mis dedos
son de sal

tus dos colinas

Mariano Ibeas

04/04/2006 17:22 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

DIECISIETE

                                            “Colinas”


                                    Suaves colinas I
suaves colinas
de luces encendidas
oro rojo en el cristal
amanecida
tiembla enfebrecida la luz
algas
líquenes
sargazos
jugando en los cabellos
naufragios
derrotas
conquistas
una sombra apenas
un guiño de puntillas
guijarros al sol
una roca lustral
ofrecida
al embate de las olas
empujando la arena
una vez más a la orilla
__¿anochecida
o amanecida?__
suaves colinas
geminadas
doradas por la luz
levemente asombradas
un momento ofrecidas
de sal y de sol
__¿al orto
o al ocaso?
Siempre amanece por el Este
islas desiertas
rehusada luz
vencida primavera
muerte triste de Venus

en la concha de las olas

Mariano Ibeas

03/04/2006 11:53 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DIECISÉIS

DIECISÉIS
 “Isla”
En la fría losa,
piedra primordial,
oscura roca,
el círculo primigenio
de tu cuerpo
dibuja el elipse
elemental del huevo,
la curva que sustenta
el firmamento
la aguja que dirige
el rumbo de los astros
y el brillo de la luna
siempre fiel _ a la cita_
gira en su centro
fecunda fuente
en tu frente la luz de las estrellas
trazó
el círculo mágico de tiza
en fuerte trazo
eternizado instante
del orto hasta el ocaso
quedó rodando
como eterno firmamento
el curso de las aguas
y no las separaron
ni el dedo de dios
ni su voz de artesano en el vacío;
se quebró el viento
doblando sin parar
(en las esquinas)
en torbellino ciego
y se congelaron las estrellas
antes de estallar en polvo
                        de hielos desbocados
y colocaron la primera piedra,
la del escándalo en un punto
equidistante
que terminó siendo
el gozne de la puerta
la clave  del arco
            en el edificio de tu cuerpo
el punto inicial
el parteaguas
la piedra del pretil, los tajamares
donde confluyen

            los ríos de la vida.

MARIANO IBEAS

31/03/2006 11:24 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

QUINCE

                                 QUINCE.                    
“Mar”
                 CONTRAMAR
                             “El mar, y nada más…
                                   … ¿quién podría vivir en la tierra,
                                                     si no fuera por el mar?
                              (Luis Cernuda: El joven marino)
                                
                             “este mar lleva dentro mucha música,
                               mucho amor, mucha muerte,  
y también mucha vida”       
                             (José Hierro: Cuaderno de Nueva York)

Más allá del mar
está la muerte
del tiempo
y su correr de olas y suspiros
que se hunden en la nada.
Más allá del silencio
está el abismo del no ser
sintiendo
el amargo sabor de las arenas.
Más allá del amor
que llevo dentro,
se ocultó el poeta
tejiendo y destejiendo versos
en una puesta de sol.
Más allá de la música
que me llama
hay un islote de palabras
y sirenas
y yo en medio
náufrago de derrotas
y de sueños
a los que me arrastró el viento.


           
Mariano Ibeas

                 

30/03/2006 10:10 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 2 comentarios.

CATORCE

                                   CATORCE
                                   La sombra

(Homenaje al cine… hace  ya más de un siglo)


                                    La sombra
                                   que me nombra
                                   que danza a mi alrededor
                                   y me fija  a la tierra
                                   es un rayo de luz
                                               congelado de la noche,
                                   el despertar de un sueño,
                                   un sueño azul, eterno,
destilación de sombras.
Estalla de nuevo en el cemento
el baile de Arlequín:
Picasso  redivivo
vuelve en sombras, aturdido;
un tridente de pinceles en la mano
acosa en el vacío el lienzo
“mujer de saltimbanqui”
“extraña familia”
humana y animal al tiempo;
al soplo de la brisa
 Salomé se desmelena…
Y el círculo de sombras
frenético y cambiante
dibuja sueños excitados;
manchas de humedad en la pared
sueños húmedos,
sábanas de sangre, de lluvia,
de rocío, flujo seminal
volcánico y cautivo,
congelado en vida
sudor y sangre por la herida abierta
a todos los vientos
y los sentimientos,
la imaginación, el gesto en la palabra
y un leve viento
                       que levanta polvo de la historia
entre las ruinas
y un temblor de gritos y de llantos
vuelven las sombras
                       por las esquinas
y al final la luz

                       que mata el sueño.

                                 Mariano Ibeas           
                       
29/03/2006 11:44 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

TRECE

                                     TRECE

                                     “Cueva”      

                          “Un ojo, una mirada…

“Polifemo”
el ojo es una isla
en medio de la frente
una suerte de boca
abierta al infinito
un sexo horizontal
apenas ofrecido
al asombro de la luz
un ara en la colina
en busca de la ofrenda
­­­­
                                               el ojo es una sima
                                               sin fondo y sin entrañas
una puerta de entrada
al misterio de la cueva
las sombras infinitas
el jardín perfumado
de las últimas lluvias
al correr de las cortinas
cegado por el sol
el ojo es una estrella
                                               inscrita en el azul
temblando en el pozo
de todos los deseos…
                                   el ojo es una llaga
                                               colmada en el vacío
                                               supurando sombras
                                               y aguas estancadas
                                               el ojo es una fuente,

                        fuente y manantial,

                        alfaguara,

                                               río lanzado
                                               sin rumbo hacia el vacío
                                               palor indefinido
                                               amanecer de añil
el ojo es una herida
poblada de infinitos
universal incendio
y fuego sin cenizas
un bosque sin salida
un laberinto espeso
la huella a cielo abierto
del paso de Luzbel
el ojo es lo que queda,
la huella de los pasos
en la arena de la playa
que llenan de conchas
los últimos naufragios
el ojo es la batalla
feroz y en campo abierto…
                       etc. etc.

Mariano Ibeas

28/03/2006 08:34 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DOCE

DOCE

“Tierra”   Mira mis manos

                  Mira mis manos
vacías;
mira las cuencas de mis ojos
vacías;
mira las nubes en el cielo;
no llueve
            desde hace mucho tiempo
la tierra reseca
rezuma de sol al mediodía
nada en sombras
sólo el alacrán entierra
bajo las piedras calcinadas
su impávido aguijón

_ la muerte acecha_


 mira mis huesos
de cal y sol de piedras asombradas;
tierra a la tierra,
sólo el ojo cenital
sin párpados,
            alerta,
                       vigía
silencio mineral
cautivo intento por vivir
ahogado en el vacío
en algún lugar
tenso el aire
un estallido
                       …/…

paso la página,


despierto
desierto
un estridente concierto de  chicharras
sierra las  ontinas:
era un sueño
el sueño de la tierra
que se soñó desierto
y que no quiere despertar…

           

                                lo entiendo. 

 
           

Mariano Ibeas

27/03/2006 18:24 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

ONCE

ONCE

       Bajo el signo de tierra  I

                                              

                        Páramo yerto


 La nieve febril de los cerezos
febrero cela
un ascua inflamada
enciende atardecer
en las colinas
_viejas arcillas viejas
en tierras de Teruel_
afila el cierzo
su peine de cuchillas
rizando de cenizas las encinas
vuelo augural de pájaros cenizos
y sal en la piel
surcos de sudor al frente
y detrás
la tierra estéril,
ahíta de sequías,
no duele sin más el golpe seco
del azadón en los terrones
hay miles y miles
de causas y razones
para maldecir la tierra
que lleva la muerte cereal
en las entrañas
y entierra,
vida tras vida,
como suplicio de Tántalo
interminable,
en el páramo eterno
                  páramo yermo

                             páramo yerto

Mariano Ibeas
24/03/2006 12:54 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DIEZ

DIEZ
  “Sueño”
Mi mano, tu mano…

 
                        Este poema son dos poemas, o muchos poemas; basta con cambiar los posesivos, o alargar las metáforas. Este poema es un ejemplo del funcionamiento de la máquina de componer poemas, pero a veces necesita una puesta a punto, un mantenimiento o unos buenos arreglos.
                        En el hueco de mi mano,
                        en la curva de tu seno
                        mi frente compartida
                        en el hueco de tu almohada
                        tus labios
                        en el hueco de mis labios
                        tu lengua
                        prisionera en la caverna
                        tus ojos
                        en el fondo de mis ojos
                        mi cuerpo tras tu cuerpo
                        tus manos enlazadas
                        en el hueco de tu sexo
                        en el hueco de mi sexo
                        tu cuerpo denso
                        espeso monte, monte espeso
                        húmedo
                        y cálido
                        y tierno…
                        En tu cuerpo, mi abismo,
                        me abismo
                        sin fondo y sin deseos,

                       

                        y son  deseos de perderme
                        en el fondo
      rocoso
      tembloroso y lento

                 

      Mi cuerpo tenso,
     me llamo vacío
                  tembloroso y dentro
me tienes a tu merced
a voluntad
mi corazón de barro
entre tus dedos
savia nueva, sangre nueva,
cera, pasta de pan, manteca
en horno nuevo,
                     como un embrión
                                       de nuevo.

                                        

 Mariano Ibeas

23/03/2006 11:57 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

NUEVE

NUEVE
Bajo el signo de fuego 2


 
El profeta
           
                        Tronaba la voz,
                        la voz hueca del profeta
                        mensajero de los dioses:
                        traía la luz
                        y el fuego…
                        Recaló en el desierto
                        y su voz
                        quebrantaba las peñas
                        y devoraba las zarzas
                        y cambiaba las piedras
                        por rosas de sal
                        y el sol por sombras
                        en pleno día,
            en la frescura de la tarde
            el agua es polvo de oro
            y el viento
            tormentas de arena
            navegando entre las dunas
            Un día cambió su voz
            por el silencio…
            se fue despacio
            a la caída de la tarde,
            recogió algunos matojos,
            una piedra,
            y al abrigo de su mano
se encendió el fuego:
oscilante brilla aún
de día
y de noche es un signo
interrogante en el vacío
de las sombras.
Desde entonces, ya no hay duda
hay luz y sombras
y fuego al despertar del sueño
y luego entre los leños
un vuelo de cenizas
de pavesas al viento:
se fue el profeta,
y se llevó la voz

y nos dejó el silencio.

Mariano Ibeas

22/03/2006 12:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

OCHO

OCHO

 Bajo el signo de fuego I

El ángel ciego


 Tan sólo por volar
el  ángel ciego
formuló un deseo: ver amanecer
un cielo limpio y terso
hasta el horizonte en llamas.
Y sintió el vacío bajo sus pies
y la angustia de la tierra,
a no se sabe qué distancia,
en caída a pico,
mas no cesó en su empeño:
aprestó el oído_
abajo el mar
y las rompientes en las rocas
y luego el grito
de gaviotas asustadas_
y sintió el vacío
como negra nube a sus  pies,
luego un torbellino
de ráfagas de viento desatadas
y un olor fuerte y acre,
sofocante,
de plumas chamuscadas.
Se arrastró como pudo
en la arena de la playa
en un rastro de tortugas

                                   tras la puesta.


 Lo encontraron al amanecer
del siguiente día
cubierto de algas
y de escarcha,
sucias las plumas remeras,
requemadas,
y apenas un rastro de espuma
en los labios…
Alguien intentó saber quién era:
dedos sin huellas,
rostro sin ojos,
no calzaban sandalias
sus pies desnudos,
tan sólo el cinturón apenas
sujetando el jubón de escamas
y jirones de seda
en la desnudez del alba.
A la salida del sol
un viento suave
barrió las últimas plumas
de la orilla
escamando la sal
en gotas desprendidas;
y luego las olas
borraron suavemente
una tras otra,

las huellas de sus plantas

                          encendidas.    

Mariano Ibeas        

21/03/2006 13:34 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

SIETE

SIETE 


“Bajo el signo del aire” 2           


Sólo  sombra, Ángel


sólo sombra,
ni cuerpo ni presencia
sólo ausencia
ágil y danzante
sombra alada
en la pared de la caverna
sombra eterna
al pábilo tenue de la luz
de amanecer,
teatro de sombras
en la pared
            lavada de la infancia
estancia vacía
y la sombra asombrada
por la luz
desangelada
danzando al ritmo
del candil del día:
el ojo vago y lento
al despertar
alarga el sueño en la pared
inasible el aire
golpea la luz en el cristal
baile de sombras,

que siga el baile, ¡que siga!

Mariano Ibeas

20/03/2006 12:11 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

SEIS

SEIS   Bajo el signo de aire:
                        1.-      Aire, Sombra, Ángel”

Alado

vino el ángel a mi lado
al otro lado de la luz
al lado de las sombras
látigo del viento
y encendido a veces
ondulado suavemente otras
a la luz de atardecer
besó mis labios
cerró mis ojos
selló mis párpados
            y ya no está…
envió luego el viento de la tarde
a desenredar mis cabellos
            vistió su armadura de luz
cabalgó luego desbocado
            y sentí su espada:
un golpe seco, hendido
un rayo de dolor en mi costado
            y se alejó de nuevo…
en el hontanar del sueño
quedó el hueco de sus pasos,
en mi frente una caricia
            y en mi mano
la forma del pomo de su espada
            _________
el ojo en sombras
se abrió a la luz
__la ventana al fondo amanecía__
y un resplandor de sábanas revueltas
dibuja las últimas colinas
los íntimos valles
el abismo en sombras
__bosque, lluvia, hierba y limo__
se agolpa en las orillas
y lucha con las ondas
suavemente…
la arena infinita de las rocas
excava paciente la caverna
cámara, vaso, útero primordial
abismo de ternura
pozo sin fin de los deseos,
prisión oscura…
            _________
el ojo vago
volvió a la luz
horizontal del día
al lado del ángel de los sueños
volvió a soñar
la sábana revuelta y las colinas.

Mariano Ibeas

17/03/2006 23:23 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

CINCO BIS

            NACIMIENTO II

      

                             “Cosmos”
cosmos
somos cosmos
polvo, piedra, lluvia, sol
somos cosmos
y vivimos al límite
de una estrella.
somos polvo
un momento, un destello
un instante
un silencio
en el inmenso concierto
del tiempo y las estrellas
polvo, humo, agua, barro,
somos barro
      barro y agua
                             quebradizo
      barro y humo y agua
                             cuarteado
somos barro al sol
                             recocido
en millones de soles
      millones de veces
en la historia de la nada
cosmos somos
      agua
      aire
      tierra

            fuego  … y luego, nada.

Mariano Ibeas

16/03/2006 11:00 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

CINCO

                     “Nacimiento”       I              

                           

                                  Creación … o recreación
                                   Creación:
de la materia de los sueños
haremos un velo que nos cubra
a los dos,
haremos un cielo
con un velo azul
y el agua con las sombras
del lado del mar…
haremos el aire
suave de la tarde
y el frescor de la mañana
con la luz del amanecer
al trasluz de la niebla,
botaremos una barca sin remos
con un gobernalle
y una vela al viento
dejaremos la tierra
con sus dos orillas,
y las arenas infinitas
arrojadas al aire
serán las estrellas,
haremos el fuego
con polvo de piedra,
convocaremos
a todas las aves

                        … (sin concluir)

                        .... ( tiempo más tarde, sin concluir todavía)

Mariano Ibeas

15/03/2006 12:21 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

TRES (PARÉNTESIS II)

Paréntesis   II

                      

Buscadme entre los libros,
ahí está mi vida
temblando en las caricias
de dedos silenciosos ;
mi vida está en las huellas
de todos los caminos
que tejen en mis versos
los pasos de mi vida.
Aquí estoy
vivo en mis versos
al claro de las noches
las sombras de los días…
Explorad conmigo
en la isla del desván
los sueños más antiguos
en viejos pergaminos :
            « dado en Aoiz, a tantos de
            tantos
            de mil ochocientos tantos… »
Recitad conmigo :
            «  Una tarde parda y fría
            de invierno… »
siguiendo en el cristal
las gotas con el dedo,
y luego, rectamente
labarando la besana
en el páramo yermo
y sembrando luego en el
barbecho
el pan de cada día…
Delinead conmigo
bajo  los surcos del saber
antiguo
una frágil estela de grafito
recordando el sabor espeso
y amargo del café
ahogado en nicotina…
Gozadme en la alegría
de los amores nuevos
y en rosas encendidas
sepultas en papel, efímeras,
en páginas borrosas
cerradas al dolor,
abiertas  al abrazo del sol
y a la pasión de un día…
Convocad en la pizarra,
en círculos de tiza,
a todos los espectros
y, a renglón seguido,
en turno abecedario,
seguidme a las orillas:
_ entre Juana de Ibarbourou
y Al Mutamid Ibn Abbad_
en medio está el océano
abierto
a nuevas singladuras.
Llenad este vacío.
                        Estoy en vuestras manos,

                        lector, amigo.

Mariano Ibeas
13/03/2006 13:14 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.

TRES

Paréntesis I

 

                   _ ¿me buscarás alguna vez?
                   _¿dónde?
                   ¡dónde vertical te escondes?
                   _¿Quiénes duermen a tu lado
                   la piel contra la piel? Sentirás
                   el roce hosco de unos dedos
                   luego el choque
                   y la caída
                   y luego retornan en silencio
                   los chopos a la orilla.
                   Tuerce el río en la umbría
                   el barboteo de palabras.
                   _ ¿Dónde te escondes?
                   _ ¡Búscame!.
                   _ en los estantes ciegos de la noche
en los surcos del verso
en la llama tenue
de la hoguera:
a mi izquierda Juana (de Ibarbouru),
a mi derecha una tribu
de ilustres,
Al-Mutamid, Ibn Abbad
Ibn Quzman; Mosher Ibn Ezra,
tal vez  a su lado Ibn Zayddun
… a su lado tal vez

         encontrarás mi tumba.

Mariano Ibeas

10/03/2006 13:55 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

DOS

                             

               

Mujer, dime...

mujer, dime,
¿cuál es tu secreto?
dime, ¿cuál es tu secreto, di?
¿dónde reposa el eco?
¿dónde reside la voz?
¿de dónde surge el fuego?
¿quién encendió la luz
y dispersó los vientos?
¿cuándo iniciaron su curso
el sol y las estrellas?
¿quién convoca a la luna
cada noche?
¿quién le da su fuerza al mar
y firmeza a las orillas?
¿son los dioses, dime?
¡no son los dioses!, ¿verdad?
están sordos
no me oyen,
pregunto
y  tampoco me responden
me remiten al origen
al principio y al fondo
a la piedra primigenia
a la luz de la caverna
al centro originario
de donde surgen las preguntas
al tiempo que enseñoreó la nada

silencian  las respuestas
y solo me devuelven
         el eco de mi voz;

me remiten a las sombras,
me arrojan a la arena
         de las playas
y al polvo del camino,
me ciegan con el sol
me ahogan en las olas
         y no tengo respuesta
no son los dioses, ¿verdad?
         están ciegos,
         no me ven,
         son para mí
un nuevo Polifemo
… y vago noche y día
lanzando mis preguntas
cual piedras al estanque
y no hay respuesta
¿no hay respuesta?

¿cual es el secreto, di?

Mariano Ibeas

      

09/03/2006 19:40 MARIANO IBEAS #. ALERA II No hay comentarios. Comentar.

MUJER

 Uno.        MUJER          

(en homenaje a ti, mujer)

 

                   ¿Dónde está el secreto?
        
                            mujer , ¿dónde está tu secreto?
                       __   en lo esencial
el secreto está en las formas
en la nada.
__ la negación de la nada
                   es el todo
la negación de las sombras    
es la LUZ
                        la negación del espacio
                                               el vacío
                        la negación del silencio
                                               la música
                        la negación del tiempo
                                               el MAR
                        la negación de mí mismo
                                               el AMOR
                        la negación de la vida
                                               la muerte
                        la negación de la suerte
                                               el azar…
                           

 

nada es nada
                         la humanidad entera
                         barrida por el polvo
                         y la ruina de la historia
                            

 

es un punto fugaz
                            en la memoria del tiempo
                            un suspiro
                            un respiro
                            (entre dos alientos
creativos)
un sueño
sin dueño conocido

                   y nada más.

Mariano Ibeas

08/03/2006 12:14 MARIANO IBEAS #. ALERA II Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris