Facebook Twitter Google +1     Admin

VEINTE MODELOS ( DE ESCRITURA ) PARA ARMAR

XI.- Sapo, verraco, asesino, espejo         

            Eran éstas sus palabras favoritas y sabían pronunciarlas en una extraña lengua.        

            Aparecían en sus bocas, y luego desaparecían como una larga cola de roedor en un agujero del granero, o una culebra de agua en la orilla del arroyo.        

            Nunca entendiste nada, ni el cómo ni el porqué de semejante historia, y nunca preguntaste por ella. Era un secreto entre ellos dos y de vez en cuando tendían su mesa de trileros  y las palabras, como las bolitas que aparecían o desaparecían ante tus narices y tus ojos asombrados, llegaban de nuevo a tus oídos.         

             Sus bocas y sus labios pronunciaban las palabras con nitidez y vehemencia;  surgían como insultos, como jaculatorias, como invectivas, como imprecaciones o como blasfemias.  Tú no entendías nada, nunca entendiste nada, pero  te quedaron como una huella, como las icnitas de los dinosaurios en la arcilla blanda, millones de años enquistadas en la roca. Recuerdas que un viejo profesor de latín os contaba que las palabras, como la energía, nunca desaparecen una vez pronunciadas; se expanden en el éter en círculos concéntricos; si fuésemos capaces por medio de la técnica de recuperarlas, podríamos volver a escuchar, de la misma boca de Cicerón, alguna de sus “Catilinarias” en vivo y en directo; yo creo que no nos convenció a ninguno, ni nos ayudó con el latín, pensando en el futuro, pero no dejaba de tener su atractivo como teoría. Las palabras que oías no tenían sentido, pero no quisiste olvidarlas sin embargo, y las repetías como un mantra, desde entonces.  

Hasta que recuperaste años más tarde con un abrazo  al amigo y empezaste por el final: “espejo, asesino, verraco, sapo.”

MARIANO IBEAS  

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Javier

Toda una grata sorpresa toparme con tu blog, Mariano.

Te seguiré leyendo.

Saludos.

Fecha: 01/11/2006 10:27.


Autor: Mariano Ibeas

Hola, Javier y gracias: Pero, por favor, asoma la patita por debajo de la puerta, para que pueda reconocerte.
Un abrazo.
Mariano

Fecha: 01/11/2006 19:43.


Autor: Mariano Ibeas

El 20/02/08 me encuentro en la presentacion del libro de M.V. Vilas, "España" y alguien cita el caso de un hermano salesiano de Zaragoza, el Hermano Valero, que repetia mas o menos lo mismo unos años mas tarde... debe ser una constante de los profesores de latin, alos que les inetresaria recuperar los discuros de Ciceron.
Mariano Ibeas

Fecha: 22/02/2008 13:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris