Facebook Twitter Google +1     Admin

LES BEATNIKS DU PASSÉ

20100112124035-images-3.jpg

 

Les beatniks du passé

            "Dedicado a Rafa Castillejo

                            y los admiradores de los Sixty"

 

         Mil novecientos sesenta y ocho

no existió jamás,

fue una ficción, un sueño,

un embeleco,

un ictus  del calendario,

una sombra del tiempo…

Nadie estuvo en París, en la primavera

ni en el campus de Nanterre, en mayo

no se ocupó el Odeón,

ni se encontraron playas bajo los adoquines

o el pavés de la Rue de Sainte Catherine

en Burdeos…

tu no estabas allí

y tus ojos no lloraban dos días más tarde

__ tes yeux pleurent encore

au gaz lacrimogène __

la gente no trabaja en la factoría de Marcel Dassault,

el que fabrica los “Mirage”,

los obreros juegan al fútbol

en el patio de la fábrica,

los raíles del tren han perdido su brillo

bajo el óxido de los días de huelga…

tu no te acuerdas

__ « on parle de révolte, et même de revolution;

on veut mettre la pagaille,

le feu au cul des bourgeois,

changer la societé... »

__ ¿et que voulez-vous mettre à la place ?.

Quedan algunos despistados,

sesentones de melenas lacias

recogidas en coleta,

quedan algunas hyppies

de tetas caídas y mirada ausente,

quedan Jane Birkin y Serge Gainsboroug

ya no canta:

__"Je t’aime, moi non plus"__

quedan los hijos de Kerouac y de Marcuse,

quedan algunas heridas

         sin cicatrizar…

         y la revolución pendiente.

 

                      Mariano Ibeas

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Anabel

¿Cómo que 1968 no existió?

Dios mío, no tengo edad...

Ahora en serio, me gusta tu poema melancólico, nostálgico de recuerdos y de un tiempo utópico y revolucionario. Pero hemos de creer que aún queda algo de ese espíritu, algo más que cicatrices y revoluciones pendientes ¿no?

Un abrazo,

Anabel

Fecha: 12/01/2010 21:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris