Facebook Twitter Google +1     Admin

LE CHÊNE DU LIBAN III

       III                

Cadavre, celle qui confond l’homme

                    et le vêtement.  (Adonis)

Mi memoria es un cadáver;

sólo es vida la que crece

y mi memoria se reduce,

se evapora,

torna en olvido lo que toca,

y lo que salva

no me salva de la muerte.

Todo lo demás es pasado, polvo, humo, podredumbre,

cristales rotos de un espejo

que multiplica hasta el infinito los cadáveres.

Recuerda a Dámaso cuando dijo “lo del millón de cadáveres”.

Aquellos eran otros tiempos.

 Entonces podía decirse:

“Madrid es una ciudad de un millón de cadáveres”

lo eran entonces

y ahora ni se sabe:

hoy nadie los cuenta;

nadie cuenta los vivos

y los muertos son sin cuento, vagan silenciosos por campos y ciudades

refugiados, desplazados, exilados, emigrados, naufragados,

vuelan en el agua y en el aire los cadáveres

y son agua, y son polvo y son aire.

Nueva York es una ciudad de diez millones de cadáveres,

Tokio es un pozo de cadáveres,

El Cairo es un cementerio de vivientes,

Shanghai es una torre de cadáveres,

se asienta sobre el fango

poblado de cadáveres…

el agua anegada de cadáveres,

__el río y el fuego que consumen su ración diaria__

el polvo del camino

sembrado de cadáveres… 

                “y el cadáver ¡hay! siguió muriendo”

Mariano Ibeas

13/02/2008 21:18 MARIANO IBEAS #. ADONIS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris