Facebook Twitter Google +1     Admin

PILAR MARTÍNEZ BARCA

20190421162637-55902010-2225541227510879-4907554448454189056-n.jpg

FLOR DE AGUA

.

El sueño se pegaba a nuestros párpados,

en tanto que en las lomas clareaba 
una primera luz.
Debíamos ungirte con hierbas aromáticas
y el agua que manara en nuestro espíritu.
En sábado jamás se permitiera
atar dos cabos sueltos o encender las antorchas.
Llegadas al silencio, presentimos 
descorrida la piedra.
Nadie había en la sombra que dejara
tu ausencia inesperada, tu prematura muerte.
¿Quién perturbó de pronto la quietud?
«Aquél por el que un día os fueran dadas
lágrimas o alabanza, ternura o desazón,
no yace ya en lo oscuro.»
La voz iluminara nuestro centro,
al tiempo que el rocío se abría en las corolas.
Tan sólo tus amigos,
y aquella que por siempre hiciera germinar
tu vida en la esperanza,
tornaron más veraces nuestros sueños.
Brotaba ya la vid en la campiña.

(Flor de agua, Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», Excma. Diputación Provincial de Zaragoza, 1994).

21/04/2019 16:26 MARIANO IBEAS #. ADONIS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris