Facebook Twitter Google +1     Admin

UN POEMA DE ÁNGEL GUINDA

20140728203103-20130328100027-guinda-dos-por-marco.jpg

NOCHE INSOMNE

Por Ángel GUINDA

La gran bóveda escupe, a la vez, agua y fuego
a través de una anémica sábana de neblina
que el viento agita y la humedad arruga.
¿De qué serán señal esas espinas de agua
entrebordadas con lluvia de estrellas?
El perro pastor ata su mirada perdida
cuando suena en las sombras la esquila de una lágrima.
¿Qué pensarán las cumbres de las negras montañas
tan canosas de nieves y hielos requedados?
¡Están frías las piedras; y mis ojos exploran,
más allá de las nubes, lo lejano visible!
¿Quién atiza los arcos de la magia y del miedo?
¿Quién lanza tempestades de aire sobre el mar?
¿Quién zarandea el bosque mientras danzan los árboles
y los nidos se inclinan con devoción de luto?
(Yo te miro dormida de pie junto a este verso.)
El torrente desliza murmullos de colores
borrados por las manos enrumbadas del sueño.
¿Quién expira escondido entre los matorrales?
Los pájaros descansan y, encogidas, las rocas
esperan a que el sol abra al mundo sus alas,
nos acerque el calor y rebulla la vida,
ocupen los gusanos las tierras requemadas
y aparten los insectos el velo de las flores.
Todo flota en silencio, aletargado, ¿o reza?

 

                       Tomado de Antón Castro:

https://www.facebook.com/anton.castro.52

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris