Facebook Twitter Google +1     Admin

DEL BLOG DE MARUJA TORRES...

http://www.marujatorres.com/

A los saharauis les ha tocado un triste país valedor: España. Desde que se les abandonó a merced de Hassan II, el rey de Marruecos -sea aquel o éste su taimado hijo- tiene al Gobierno de nuestro país, a cualquier Gobierno español-por mucho que Aznar y Trillo gallearan e hicieran el ridículo en Perejil- cogido por dos huevos muy delicados y dolorosos que se llaman Ceuta y Melilla. Si a eso le añadimos el papel de barrera entre el integrismo islámico y Europa que el monarca alauí se atribuye, y la facilidad con que produce incidentes fronterizos venenosos; la implacable mordaza a que somete, más que a su prensa -de por sí domesticada-, a los informadores extranjeros y sobre todo españoles, usando todos los métodos a su alcance… Unamos una oposición propia que muestra tanta saña contra las reivindicaciones saharauis como los progubernamentales -un patrioterismo de trazo gordo, infumable-, más los intereses españoles -incluidos los de nuestra familia real y no pocas autonomías- en Marruecos… Seriamente no podemos creer que lo que han mostrado los diferentes ministros de Asuntos Exteriores de Moncloa haya sido prudencia; es más bien desatino voluntario.

Marruecos es para los saharauis el equivalente de Israel para los Palestinos; y España cumple el papel de Estados Unidos. Así de claro.
Pero al menos los palestinos salen más en las noticias. Claro que para eso tuvieron que, en los 70, lanzarse a la lucha armada. Llamada ya entonces terrorismo, cuando el terrorismo de alivio aún estaba por llegar.

Amenidades, pocas. Lo siento.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris