Facebook Twitter Google +1     Admin

LE LLAMABAN LOCO...

20100608104204-ababoles-8-mayo-2010-095.jpg

                XIX

 

Nuestro pueblo toma el color de la luna

 

      Lo recuerdo: en mi infancia

      nuestro pueblo toma el color de la luna.

      Al despertar,

      se echaba una silla a las espaldas

              para que el sol pudiera sentarse.

                       

Le llamaban loco

porque cada día sacaba

a la puerta de su casa para sentarse al sol

dos sillas: una para él

y otra para el sol,

y esperaba, hasta que las sombras de la tarde

alargaban las figuras

y terminaban borrando las sombras;

nunca confesó a nadie que lo que buscaba era

otra sombra amiga;

como un viejo Orfeo recorría el mundo oscuro,

descendía a los infiernos:

invisible a los ojos de los hombres

soplaba con furia

de vez en cuando en su vieja armónica

algunos juraban haberle visto

vagar por el bosque

embebido en los claros de luna

y bailar y bailar

como un loco, un derviche,

hasta caer exhausto;

tras el delirio

resucitaba de nuevo,

a la puerta de su casa

cada día

 

              Mariano Ibeas

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Olga B.

Cuántas supuestas locuras curaría una sombra amiga. Mientras tanto, algunos locos siguen buscando y resucitando.
Un fuerte abrazo.

Fecha: 08/06/2010 15:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris